Una vida sin estrés sería bastante aburrida.  El estrés por sí mismo no es malo,  lo malo es estar todo el tiempo estresados. A esto se le conoce como estrés crónico, y este es un factor que puede afectar de manera seria nuestra salud.

 

El estrés crónico se manifiesta de muchas maneras. Puede contribuir a problemas físicos, mentales y emocionales, como malestares, la incapacidad para concentrarnos y/o relajarnos, así como a estados ansiosos y depresivos. Desafortunadamente, muchas personas toman acciones sobre esta situación una vez que empiezan a manifestarse los síntomas y no de forma preventiva.

 

Lee 7 cosas extrañas que puede hacer el estrés en tu cuerpo

 

Por lo anterior, es importante que desde temprana edad, tomemos conciencia de la importancia de aprender a “subir y bajar el switch”, es decir, que podamos saber cuándo es bueno un poco de estrés y cuando no lo es. A esto se le conoce como autorregulación.

 

El ritmo acelerado de vida es una de las causas por las cuales se nos olvida hacer uso de este importante recurso. De ahí que el fin de semana pueda ser un buen momento para practicar algunos hábitos y estrategias que nos permitan mantenernos saludables y productivos. La idea es que puedas empezar a practicarlas este fin de semana, para después incorporarlas a tu vida diaria, y hacerlas parte de tu estilo de vida.

 

Aquí nuestras recomendaciones:

 

1. Desconéctate. Evita trabajar el fin de semana, o si requieres hacerlo ponte una hora límite, y cierra la computadora. Apaga tu celular. Esta medida el resto de la semana debes aplicarla al menos una hora antes de ir a dormir, ya que los aparatos electrónicos emiten una luz que impide el descanso.

 

2. Come bien. Si entre semana “medio” comiste, no quiere decir que comas hasta las últimas consecuencias, sino que te sientes a la mesa, comas tranquila y balanceadamente y disfrutes la comida. En estos momentos, puedes practicar la técnica de atención plena.

 

Lee Vivir en el presente con atención plena (Mindfulness)

 

3. Sal a caminar, a andar en bicicleta o a jugar con tus hijos al parque. Aunque se trata de descansar, un poco de aire y el contacto con la naturaleza te revitalizarán, sobre todo si pasas toda la semana encerrado en una oficina.

 

Lee Vivir en áreas verdes podría mejorar la salud mental de las mujeres

 

4. Duerme. No te desveles demasiado pero tampoco pases todo el fin de semana durmiendo. Las horas de sueño no se recuperan, y si pretendes hacerlo, desestabilizas aún más los patrones sueño-vigilia.

 

Lee Dormir o no dormir, ese es el dilema

 

5. Si te reúnes con amigos, consume alcohol moderadamente y evita el cigarro. Una o dos copas no más. Evita las reuniones donde fumen. El humo de cigarro aún el de segunda mano tiene graves riesgos para tu salud y contrario a lo que piensas, NO te relaja.

 

6. Practica la respiración. Este es un recurso muy poderoso para autorregularte. La respiración que nos ayuda a relajarnos, es una respiración profunda y lenta, desde el diafragma, que es cualitativamente distinta a la que utilizamos cuando estamos estresados (respiración torácica) . Poner atención a tu respiración es de hecho una forma de meditación.

 

Lee Qué es y para qué sirve la respiración diafragmática

 

7. Practica un hobbie. Realizar actividades distintas a las que solemos hacer en el resto de la semana, es también una buena forma de mantener a tu cerebro en forma: puede ser leer un libro, ir al cine, realizar una actividad manual como la jardinería o la cocina, tocar un instrumento o bailar. No importa que tan bien lo hagas, el objetivo es distraerte de las preocupaciones diarias.

 

Lee Quieres tener un mejor cerebro? Baila

 

En Transforma tu estres nos interesa que estés bien toda la semana! Contáctanos y recibe más información de nuestros servicios y programas