10 razones por las que te duele la cabeza y cómo evitarlo

10 razones por las que te duele la cabeza y cómo evitarlo

En esta época de calor, es posible que te duela la cabeza. Pero si estás a dieta, pasas muchas horas sin comer, has dormido poco, o te has excedido con la comida o la bebida, esto también puede provocarte ese dolor a veces generalizado, otras en la parte posterior o anterior (frente) de la cabeza.

 

Además del aumento de la temperatura, otros factores que pueden provocar o exacerbar los dolores de cabeza pueden ser el ayuno, el ESTRÉS, la TENSION, los procesos hormonales,  lo que a su vez puede provocarte malestar generalizado e incluso la necesidad de ausentarte de tu trabajo y otros compromisos.

 

La Cefalea Tensional constituye uno de los dolores de cabeza más frecuentes entre los adultos. Estos dolores se presentan de manera periódica, pero su frecuencia puede ser variable, la cual parece estar asociada a periodos de mucho trabajo y presión. Su intensidad puede variar también de moderada a intensa, con una sensación de opresión en la frente o la nuca. Su duración puede ir desde 30 minutos hasta varios días, situación que si bien puede ser molesta, no resulta discapacitante y no altera la visión, el equilibrio y el funcionamiento general de la persona.

 

En Estados Unidos se calcula que entre el 30% y el 80% de la población sufren de Cefalea Tensional, siendo más frecuente en mujeres que en hombres 2:1. No existe una causa única, siendo las más comunes las siguientes:

 

  1. Falta de descanso y sueño
  2. Mala postura
  3. ESTRES, ansiedad o depresión
  4. Fatiga
  5. Hambre
  6. Exceso de ejercicio
  7. Ciertos tipos de alimentos – quesos fuertes, el chocolate y algunos condimentos entre otros-
  8. Bebidas alcohólicas, entre ellas el vino tinto  y no alcohólicas como el café
  9. Determinados medicamentos utilizados para la ansiedad y depresión como la fluoxetina y las benzodiacepinas, entre otros
  10. Algunos analgésicos como la aspirina, utilizados de forma indiscriminada, podrían también provocarlo.

 

Una mención aparte merece la Migraña. Quienes sufren ataques de migraña, se refiere a “ataques” o episodios de intenso e incluso discapacitante malestar, tras de los cuales la persona vuelve a su estado habitual. La clásica migraña “avisa” es decir va precedida por un “aura” de síntomas visuales como flashes y luces brillantes, hormigueo, entre otros.

 

La Migraña comprende además del dolor de cabeza, náusea, hipersensibilidad a los estímulos (particularmente a la luz y al ruido aunque también puede presentarse a ciertos alimentos), dolor muscular, y dificultades de pensamiento.

 

Existen diferentes teorías acerca de ella: algunas de ellas señalan a la vasoconstricción (reducción o adelgazamiento) y vasodilatación (expansión o engrosamiento de los vasos sanguíneos) y a la mala regulación de estos mecanismos como la causa. Otras señalan factores de desequilibrio tanto en la química cerebral como entre las diferentes ramas del sistema nervioso.

 

La prevalencia de esta condición en países como Reino Unido se estima alrededor de 8 millones de personas quienes lo padecen, es decir alrededor de 190 mil ataques de migraña al día en ese país. Ocurre con mayor frecuencia entre los 30 y 50 años aunque se reconoce puede presentarse a cualquier edad, con mayor incidencia en las mujeres.

 

Dolores asociados a variaciones hormonales

En ellos el dolor de cabeza se presenta en relación a variaciones en los niveles de estrógeno. Este es un dolor de cabeza que presentan las mujeres normalmente previo o al inicio del periodo menstrual.

 

Dolores asociados a traumatismos (golpes)

Este dolor aparece dentro de los síntomas que pueden aparecer posteriores a un golpe o caída. En este, como en los casos anteriores, debe ser evaluado y diagnosticado por el médico.

 

Dolores asociados a otros problemas

Aunque en su mayoría benignos, los dolores de cabeza pueden estar en algunas ocasiones asociados a otro tipo de problemas, que van desde problemas visuales o en algunos casos a cuestiones más delicadas que deben ser valoradas por un especialista, en este caso un neurólogo.

 

¿QUÉ HACER?

 

Si sufres de dolores de cabeza, ya sea en forma ocasional o frecuente, de moderada a mediana intensidad:

  • Realiza adaptaciones a tu ambiente de trabajo. Es conveniente contar con una adecuada iluminación, ventilación y sillas o sillones con un buen respaldo.
  • Gradúa la iluminación y orientación de tu monitor ( a menos brillo y en una posición que no te genere tensión en la espalda o cuello). Permite siempre que sea posible la luz natural.
  • Si tu lugar de trabajo carece de ventilación, procura utilizar ropa holgada y ligera, particularmente durante épocas de calor.
  • Puedes también utilizar un pequeño cojín en la parte superior del asiento (a la altura del cuello)
  • Toma descansos (breaks cortos) que te permitan tomar agua y realizar ejercicios de relajación muscular.
  • Evita el consumo de alcohol y el exceso de cafeína. Si bien la cafeína parece en algunas ocasiones disminuir el dolor de cabeza, su consumo elevado puede también provocar el efecto contrario.
  • Evita las comidas demasiado condimentadas así como la ingesta de medicamentos sin supervisión médica
  • Descansa, duerme como mínimo 6 horas (el número de horas que cada persona necesita puede variar, sin embargo entre 6 y 7 horas es lo mínimo recomendable) y procura que tu sueño sea reparador.
  • Aprende a manejar el ESTRÉS. El estrés no solo provoca dolor de cabeza, sino que contribuye a un gran número de molestias y enfermedades.
  • Consulta a un especialista. Si a pesar de todo lo anterior, los dolores de cabeza persisten, la consulta con un especialista es obligada. Dentro de las alternativas disponibles, el entrenamiento en Biofeedback ha demostrado su efectividad para reducir significativamente este tipo de trastornos.

En Transforma tu Estrés nos interesa tu salud y bienestar. Contáctanos

Dime qué comes pero también cuánto estrés tienes

Dime qué comes pero también cuánto estrés tienes

Rosario es una excelente asistente, conoce a profundidad el negocio y siempre se esmera en realizar su trabajo, pues en sus propias palabras, si un trabajo no está bien hecho “no valió la pena hacerlo”. Los diferentes jefes que ha tenido en la compañía coinciden en su evaluación, sin embargo todos están de acuerdo en que lo único que empaña sus evaluaciones son sus eventuales llegadas tarde o inasistencias.

 

Rosario tiene una condición que ella llama “penosa” y de la cual le resulta difícil hablar con sus superiores. Ella tiene Síndrome de Intestino Irritable.

 

El Síndrome de Intestino Irritable o como antiguamente se le conocía, la Colitis Nerviosa, forma parte de las enfermedades gastrointestinales,  y se refiere a la inflamación del colón o intestino. Se trata de una condición multifactorial funcional que suele iniciar en la adolescencia tardía o adultez joven y se presenta de manera crónica o recurrente a lo largo de la vida.

 

Al decir Síndrome, hacemos referencia a un Conjunto de Síntomas. Multifactorial se refiere a que es causada por varios factores y Funcional significa que al analizar el intestino, no existen anomalías estructurales o visibles en él, sino que la alteración ocurre a nivel de su funcionamiento.

 

Se trata de un padecimiento universal que afecta más a las mujeres que a los hombres: entre una y tres mujeres por cada hombre se ven afectadas por este padecimiento y llega a representar hasta el 40 por ciento de los diagnósticos en Gastroenterología. Esto quiere decir que aunque los hombres también pueden padecerlo, este síndrome es más frecuente en mujeres.

 

Lee 8 fórmulas antiestrés para mamás que trabajan

 

Dentro de los distintos factores o causas que le provocan, se sabe que la genética así como el estrés sufrido durante la infancia, pueden representar factores de riesgo para el desarrollo del SII en etapas posteriores. Otros factores que pueden disparar este síndrome en la vida adulta son las infecciones, las cirugías, los antibióticos, la dieta y el estilo de vida.

 

Lee 7 cosas extrañas que puede hacer el estrés en tu cuerpo

 

Debido a la comunicación entre el cerebro y el intestino, el ESTRÉS puede disparar o agravar los síntomas. El enojo, la ansiedad o la tristeza pueden intensificar el dolor y las molestias. Esta relación entre los factores emocionales y los síntomas pueden ser evidentes o no.

 

Algunos rasgos de personalidad como la tendencia al perfeccionismo, así como los factores hormonales en el caso de las mujeres pueden también contribuir de manera importante.

 

 

El segundo cerebro

 

Pero no solo nuestras emociones afectan el funcionamiento de nuestro intestino. También el funcionamiento intestinal podría influir en la manera en cómo nos sentimos. Expresiones como “sentir mariposas en el estómago”, que utilizamos cuando nos sentimos nerviosos o excitados tiene que ver con la actividad nerviosa de nuestro intestino, llamado también “segundo cerebro”, el cual contiene cien millones de neuronas, más que en la espina dorsal o el sistema nervioso periférico, señala Michael Gershon, profesor de Patología y Biología Celular de la Universidad de Columbia, y autor del libro “El segundo cerebro” cuya investigación se ha enfocado en el sistema nervioso denominado entérico.

 

La multitud de neuronas del sistema nervioso entérico nos permite ‘sentir’ el mundo interno de nuestro intestino y sus contenidos… equipado con sus propios reflejos y sentidos, el segundo cerebro puede controlar el comportamiento intestinal independientemente del cerebro superior

 

Otro investigador de la Universidad de California UCLA, David Geffen, señala que

 

Una gran parte de nuestras emociones están probablemente influenciadas por nuestros nervios en el intestino

 

Aunque el trastorno gastrointestinal puede agitar los estados de ánimo, el bienestar emocional cotidiano puede depender de los mensajes que el segundo cerebro envía al cerebro superior. Por ejemplo, la estimulación eléctrica del nervio vago -un tratamiento útil para la depresión- puede simular estas señales, dice Gershon.

 

La serotonina producida por el sistema nervioso entérico podría tener un papel relevante y sorprendente en enfermedades como la osteoporosis, el autismo, la esclerosis múltiple y en general la mediación de la respuesta inmune.

 

Tratamiento

 

Algunas de las recomendaciones para mejorar lo síntomas del Intestino Irritable son

  • Cambios en el estilo de vida que incluyan reducción de cafeína y lácteos así como alimentos que contribuyan a la inflamación
  • Agregar más fibra a la dieta, así como aumentar el consumo de agua
  • No fumar
  • Aprender a relajarse o controlar el ESTRES
  • Medicación

 

Dentro de las alternativas no farmacológicas, el Entrenamiento en Biofeedback de Temperatura y Variabilidad del Ritmo Cardiaco podrían ayudar debido a la relación de este padecimiento con la respuesta de estrés. En ambos casos, la persona aprende  a identificar las situaciones que agravan los síntomas y a controlarlas por medio del entrenamiento.

 

 

En Transforma tu Estres  nos interesa tu salud física, mental y emocional. Contáctanos!

 

 

Referencias:

 

Irritable Bowel Syndrome

Think Twice: How the Gut’s “Second Brain” Influences Mood and Well-Being

8 fórmulas antiestrés para mamás que trabajan

8 fórmulas antiestrés para mamás que trabajan

Las mujeres sufrimos más estrés que los hombres, y las que somos mamás, vemos duplicado ese estrés debido al doble rol que desempeñamos en casa y el trabajo. Ya sea que trabajemos dentro o fuera del hogar, para las mujeres resulta muy importante aprender a controlarlo, debido a que según las estadísticas, las mujeres somos más propensas además del estrés, a sufrir diversas enfermedades asociadas al estrés tales como ansiedad, depresión, síndrome de intestino irritable, cefaleas, enfermedades cardiovasculares, fibromialgia, entre otras.

 

Lee 10 cosas que quizá no sabías sobre la depresión

 

De qué manera podemos contrarrestar el estrés? Aquí 7 fórmulas infalibles:

 

1. Comunícate. Una buena comunicación es clave tanto en el trabajo como en casa. En el trabajo, es importante tener una buena comunicación tanto con tu jefe, como con tus compañer@s de oficina y/o subordinados. Comunicar tus expectativas hacia ellos así como tus necesidades te permitirá obtener el apoyo que necesitas. En casa, mantén la misma comunicación con tu pareja e hijos: si estás cansada, dilo, si necesitas ayuda, dilo, si te gustaría ir al cine, dilo también. Una buena comunicación también implica decir lo que esperas de ellos.

 

2. Haz Equipo. Trabajar solo, no funciona ni en el trabajo ni en casa. Los equipos de alto rendimiento están hechos de personas, no de una sola. Entonces, ¿por qué pretendes hacer tu todo sin pedir ayuda? Así como en el trabajo, organiza a tus hijos a unirse para formar el equipo de limpieza, el de cocina, etc.

 

3. Aprende a Delegar. Así como en la oficina, si delegas algunas tareas, tendrás más tiempo para hacer actividades de alto nivel, como la planificación de tus vacaciones familiares o la elección de la mejor universidad para tu hijo. Enseña a tus hijos a levantar sus juguetes, a poner la mesa, a separar ropa sucia y limpia, por colores, etc. Muchas mujeres tienen que hacer muchas cosas cuando llegan a casa mientras sus parejas e hijos están viendo la televisión.

 

Lee Por qué trabajar demasiadas horas puede ser malo para tu salud

 

4. Establece prioridades. Si tu prioridad es tu carrera, bien. Si tu prioridad es tu familia, mejor. Si deseas pasar más tiempo con tus hijos porque consideras que lo necesitan o simplemente porque es lo que tu quieres, aplica la fórmula no. 1

 

5. Haz benchmarking, pero establece tus propios marcadores. Seguramente te interesara saber cómo le hace esa vecina, amiga o compañera de trabajo para mantenerse “cool” mientras tu estás a punto del colapso. Aprende de ella, pero evita comparaciones. Cada persona es distinta, así como sus necesidades y características.

 

6. Evita el “micromanagement”. Así como muy pocos subordinados soportarán que estés sobre de ellos todo el tiempo, observando cada paso que dan, así tus hijos requieren de cierta autonomía para poder crecer. Supervisa, pero deja que aprendan sobre sus errores. Mantente alejada del perfeccionismo. Si la cama de tus hijos no queda perfecta, ¿a quién le importa?

 

7. Aprende a relajarte. Las mamás trabajadoras siempre tenemos algo que hacer, ya sea en la oficina o en casa, no obstante, aprender a relajarnos es fundamental para mantener nuestra salud y equilibrio. Ya sea que salgas a dar un paseo, con amigas, tengas un pasatiempo o aprendas técnicas de relajación que puedas utilizar en los momentos en los que las presiones aumentan.

 

Lee Vivir en áreas verdes podría mejorar la salud mental de las mujeres

Lee Qué es y para qué sirve la respiración diafragmática

 

8. Que una de tus primeras prioridades seas tu misma. Cuidar de ti y de tu salud, te permitirá trabajar mejor y atender las necesidades de tu familia y no al revés. Haz ejercicio, come a tus horas, duerme y descansa lo necesario. No olvides además hacerte tus exámenes médicos de rutina.

 

En Transforma tu estrés nos interesa la salud de las mamás trabajadoras. Contáctanos.

 

 

Cómo ayudar a los adultos mayores a manejar el estrés

Cómo ayudar a los adultos mayores a manejar el estrés

El estrés en los adultos mayores puede tener distintas causas: padecer una enfermedad crónica, la pérdida del cónyuge, cuidar de él cuando se encuentra enfermo, el retiro de la vida productiva o jubilación, y cambios en la dinámica familiar son tan solo algunas de ellas.

 

Otra causa de estrés importante tiene que ver con el recuento de sus vidas. De acuerdo a Erik Erikson, a partir de los 60 años comenzamos a cerrar ciclos en nuestra vida y a integrar todos ellos en un recuento coherente, dándole a esa totalidad un significado y aceptando las experiencias vividas.

 

Pese a que la muerte todavía se encuentra lejos, los adultos mayores se preparan para ella, de ahí que la integración de las experiencias vividas sea tan importante: si se considera que la propia vida ha tenido sentido la crisis de esta edad será superada con éxito, de lo contrario, las personas mayores entrarán en una etapa de desesperación, de angustia por sentir que desperdiciaron oportunidades en su vida y temor a la muerte.

 

El sueño, es una actividad que también se ve afectada a medida que avanzamos en edad, y aunque los requerimientos son menores, las personas adultas pueden entrar en desesperación y estrés por no poder dormir. Dentro de las alternativas disponibles para tratar el insomnio en los adultos mayores, el Colegio Americano de Medicina ha recomendado la Terapia Cognitivo Conductual sobre la medicación, para corregir los patrones de sueño y los pensamientos negativos asociados a éste.

 

Síntomas de estrés en los adultos mayores

 

Algunos síntomas de estrés que pueden presentarse en ésta como en otras etapas son:

 

  • Dolores de cabeza y espalda
  • Indigestión
  • Palpitaciones
  • Dificultad para concentrarse
  • Indecisión
  • Llanto
  • Nerviosismo
  • Irritabilidad

 

Asimismo el estrés crónico puede empeorar la diabetes al causar elevación de los niveles de glucosa, la hipertensión arterial y eleva el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y depresión, de ahí que sea importante buscar ayuda.

 

Estrategias para el manejo de estrés en adultos mayores

 

Algunas estrategias que pueden ayudar a los adultos mayores a manejar el estrés son:

 

1. Comprometerse en un actividad física regular. Dependiendo de su condición, los adultos mayores pueden practicar diversas disciplinas como el Tai Chi o la Yoga, gimnasia, natación, entre otras.

 

2. Entrenamiento en asertividad. Dentro de las estrategias cognitivo- conductuales, tomar un curso de asertividad les permitirá expresar sus necesidades y manejar los conflictos.

 

3. Unirse a un grupo ya sea para trabajar alguna problemática en particular, por ejemplo, un duelo, o como forma de mantenerse socialmente activo.

 

4. Cuidar de una mascota. Varios estudios apoyan la idea de que tener un animal de compañía puede aliviar el estrés. En el caso de los adultos mayores solo hay que tomar en consideración lo que implica en términos de cuidado y económicos el ser dueño de una mascota.

 

5. Mantenerse mentalmente activos. Leer, juegos de mesa y aprender, mantienen el cerebro de las personas mayores en buen estado y retrasan la aparición de procesos neurodegenerativos.

 

6. Inscribirse a un programa de cuidado de la salud integral. Dichos programas pueden ser útiles a cualquier edad, pero hay algunos diseñados especialmente para personas de la tercera edad.

 

7. Escuchar música. La música tiene innumerables beneficios para las personas desde el vientre materno hasta las de avanzada edad; en el caso de los mayores, la música puede evocar recuerdos altamente placenteros que disminuyan el dolor tanto físico como emocional

 

Lee La música y sus beneficios para la salud

 

8. Bailar. Como la música, el baile puede ser una actividad que permita a los adultos mayores evocar gratos recuerdos y aliviar el estrés, pero también les permite mantener su flexibilidad y agilidad tanto física como mental.

 

Lee Quieres tener un mejor cerebro? Baila

 

9. Pasar tiempo con ellos. La pérdida del cónyuge, familiares o amigos de la misma edad, puede provocar en las personas mayores una profunda tristeza, así como sentimientos de soledad y angustia. Pasar tiempo con ellos puede ayudarles a distraerse y no sentirse tan solos.

 

10. Escucharlos. Las personas mayores, con frecuencia debido al deterioro de su memoria a corto plazo, suelen contar historias una y otra vez. Escucharlos, les ayuda a sentir su importancia y valía.

 

En Transforma tu Estrés nos interesa tu salud y la de los tuyos, contáctanos

 

Fuente: Stress relief tips for older adults, Harvard Health Publications

7 formas de sacar el máximo provecho a tus vacaciones

7 formas de sacar el máximo provecho a tus vacaciones

Todos conocemos los beneficios de tomar unas vacaciones. Las experiencias que podemos tener o experimentar durante unos días de descanso nos permiten sentir más relajados, más productivos, con más energía y creatividad cuando regresamos a nuestra rutina habitual.

 

Lee Cómo disfrutar de las vacaciones y continuar relajado

 

Sin embargo, tras las vacaciones algunas personas suelen sentirse más cansadas de lo habitual, agotadas, experimentan el Síndrome Post-Vacacional y tienen dificultades para volver a sus actividades diarias. Algunos errores que suelen cometer este tipo de personas son:

 

  • Al igual que muchas otras personas adoran la playa, por lo que hacen reservaciones en una de éstas, la cual se encuentra a su  máxima capacidad, no encuentran un pequeño espacio en el cual recostarse a tomar el sol, nadar, y tienen que hacer largas filas de espera para comer en un restaurante, todo lo cual en vez de relajarlos los estresa más

 

  • Deciden no salir de casa y prefieren esos días poner un poco de orden en su clóset, casa o habitación: lo cual no resulta ser una tarea de un par de horas, sino que les lleva dos o tres días, ya que estando en eso, aprovechan para pintar y deshacerse de lo que ya no ocupan. Y sí, todo queda más o menos en orden, pero ellos quedan exhaustos y con dolor de espalda.

 

  • Piensan que serían buenos días para ver a sus familiares y amigos que casi no frecuentan, por lo que hacen un compromiso para cada uno de los días de vacaciones, o incluso se proponen como anfitrión para realizar alguna gran reunión en casa, lo cual consume todo su tiempo de descanso en la organización del evento y la limpieza del día siguiente.

 

  • Como tienen mucho trabajo, ya sea que vayan a la playa o a la montaña, viajan con su compañero inseparable, es decir su laptop o dispositivo móvil para “trabajar” o por si algo se ofrece en la oficina, puedan localizarles inmediatamente.

 

Debido a estas y otras situaciones, como el no poderse “desconectar” mentalmente, es que no pueden relajarse. Relajarse implica liberar la tensión existente, reducir las presiones auto-inducidas, es decir, impuestas por la persona misma. Relajarse es absolutamente necesario para contrarrestar los efectos del estrés, pues de lo contrario, éste se convierte en crónico y afectará su salud y rendimiento.

 

Lee 7 cosas que puedes hacer para desestresarte este fin de semana

 

Cómo puedes relajarte y obtener mejor de estos días de descanso? Aquí algunas recomendaciones:

 

1)      Considera diferentes alternativas. Si tu idea es salir de la ciudad, investiga otras alternativas a “los mismos lugares de siempre”. Buscar destinos poco usuales además de que te evitará grandes conglomerados de gente y esperar mucho tiempo para ser atendido, puede traer consigo agradables sorpresas, como descubrir hermosos lugares además de que utilizar tu creatividad aumentará también tus recursos personales.

 

2)      Si lo que buscas es quedarte en casa, no pretendas resolver todo lo que en meses por trabajo u otras causas no has podido hacer. Comprométete si así lo deseas a dedicar a la limpieza de cajones un par de horas, para después dedicar el resto al entretenimiento, al descanso y a la relajación.

 

3)     Evita llevar trabajo a casa. Si son días de descanso, entonces házlo. Pon un mensaje automático en tu buzón que indique a la gente a quien pueden localizar en tu ausencia, y apaga tu dispositivo!

 

4)     Aprende a liberar la tensión. Esta ocurre normalmente a nivel de nuestras emociones y pensamientos y se refleja en nuestro cuerpo. Es decir que el enojo, la angustia y las preocupaciones pueden hacer que sientas dolor en la espalda y/o en el cuello, que tengas migraña o cefalea, o que sientas molestias estomacales, gastritis o colitis. Al liberar la tensión podrás notar como estos síntomas desaparecen o adquieren un significado diferente.

 

Lee 7 cosas extrañas que puede hacer el estrés en tu cuerpo

 

5)      Practica técnicas como la relajación muscular progresiva, la respiración diafragmática o la visualización. Puedes también tomar dosis moderadas de sol, caminatas al aire libre y practicar algún ejercicio. Esto es particularmente útil si tu trabajo o rutina usual suele ocurrir en una oficina, sentada detrás de un escritorio o computadora la mayor parte del tiempo.

 

Lee Qué es y para qué sirve la respiración diafragmática

 

6)      Reúnete con la familia y amigos solo si realmente deseas hacerlo, si no dedica ese tiempo al descanso. En ocasiones los “deberías” suponen una carga adicional a la ya existente. Si realmente lo deseas, entonces no asumas toda la responsabilidad de la reunión, pide ayuda, simplifica. Si el objetivo es reunirse y no degustar un gran menú, puedes incluso pedir comida a domicilio, o si deseas hacerlo tú, no te compliques, prepara algo sencillo para que tengas tiempo de convivir realmente con tus familiares y amigos.

 

7)     Vive con conciencia plena y disfruta estos días de descanso. Vivir con conciencia plena significa vivir en el presente, es decir, no atormentarte por lo que sucedió la semana pasada o preocuparte por lo que sucederá la siguiente. Vivir con conciencia plena significa tomar conciencia de lo que ocurre a tu alrededor, y hacerlo utilizando tus cinco sentidos: sintiendo la textura de los alimentos, percatándote del olor de la naturaleza a tu alrededor, tratando de escuchar en el silencio.

 

Lee Vivir en el presente con atención plena (Mindfulness)

 

En Transforma tu Estres te ofrecemos los mejores programas para transformar el estrés en energía positiva. Consúltanos