La danza ha dejado de ser una actividad puramente artística. Desde hace algunas décadas, se sabe de su uso en diversos ámbitos como el de la salud mental, la medicina, la educación, y como parte de programas de prevención de la salud.

 

Moverse, resulta una actividad fundamental en ambientes de trabajo en donde la mayor parte del tiempo permanecemos sentados. De ahí que las organizaciones como parte de los programas de salud y bienestar – wellness – empiecen de manera reciente a incorporar programas de actividad física entre ellos, pausas activas y gimnasia laboral.

 

En particular la danzaterapia, es un modelo que integra aspectos educativos como terapéuticos que puede ser aplicada en el tratamiento y prevención del estrés, a través de técnicas de exploración e investigación del cuerpo así como de movimiento, que ayuden a las personas a contrarrestar los efectos negativos del estrés así como a las organizaciones a disminuir los costos asociados al estrés y el sedentarismo.

 

Lee Mejorar tu postura para reducir el estrés y alcanzar el éxito

 

Dentro de los antecedentes de la danzaterapia empleada en distintas poblaciones están la Dance/Movement Therapy la cual surge en la década de los 40s en los Estados Unidos. La pionera de este movimiento Marian Chace inicia este trabajo con pacientes psicóticos.

 

Un par de décadas después la American Dance Therapy Association reconoce a la danza como un tratamiento efectivo para tratar distintas discapacidades médicas, sociales, físicas o psicológicas. En esos años (60s) surge también la danza moderna, la que a diferencia de la danza clásica busca el encuentro con la espontaneidad y autenticidad de la expresión y conciencia corporal. Rudolf Laban, pionero en la investigación del movimiento es el primero en observar los patrones de movimiento en las personas con algún tipo de discapacidad física o mental.

 

En lo que se refiere a la aplicación de la danza o la danzaterapia al manejo de estrés, no existen como tales, programas basados en América Latina, sin embargo sistemas como Biodanza entre otros, buscan integrar la mente y el cuerpo por medio de la música, el movimiento y la expresión de emociones. Otros movimientos como el Psicoballet en Cuba o la Danza Terapéutica de Maria Fux tienen objetivos similares.

 

Lee Terapia en Movimiento: qué es y cómo funciona

 

Con base en lo anterior, se realizó un estudio para evaluar el efecto que tiene la danza en el control del estrés en adultos laboralmente activos. Para ello, se dividió una muestra de 30 participantes entre los 25 y 48 años en tres grupos:

 

  • Al primero se le asignó a un programa de danza terapéutica de 14 semanas, cuyas sesiones eran de hora y media; este grupo practicó además otro tipo de actividad física tres veces por semana
  • Los segundos realizaron una actividad física distinta a la danza (gimnasio)
  • Por último, el tercer grupo no realizó ninguna actividad (sedentarios)

 

En forma previa, se evaluó los niveles de estrés de los participantes mediante dos instrumentos: uno que diagnostica el estrés, desde una perspectiva global de la organización, mostrando los estresores organizacionales y grupales combinados con los individuales; el segundo es un test de autovaloración, y está enfocado a determinar los signos y síntomas que reflejan la cantidad de estrés que enfrenta la persona. Se realizaron además dos controles: uno inicial antes de la aplicación del programa de danza terapéutica y otro final.

 

Lee Quieres tener un mejor cerebro? Baila

 

De acuerdo a la investigadora, el programa de danza terapéutica disminuyó los niveles de estrés en relación a:

 

  1. Falta de claridad sobre los objetivos, hubo una reducción del 36.4 al 27.3%
  2. Conflicto de roles disminuyó de 54.5 a 36.4%
  3. Sobrecarga de trabajo* disminuyó de 54.5 a 45.5%
  4. Tener responsabilidad sobre otros también disminuyó de 54.5 a 45.5%
  5. Influencia del líder y respaldo de grupo disminuyó del 18.2 al 9.1%
  6. Sensación de poco descanso disminuyó de 55 a 9.09%
  7. Sobresaltarse disminuyó del 27.27 al 9.09%
  8. Impaciencia e irritabilidad pasó del 54.55 al 27.27%
  9. Mantenimiento de una postura tensa y encorvada pasó del 63.64 al 36.36%
  10. Síntomas físicos asociados al estrés como dolores de cabeza, afecciones de la piel, indigestión, tartamudeo, asma, estreñimiento y dolor menstrual agudo disminuyó de 63.64 a 36.36%

 

Otros resultados arrojados por el programa fueron:

 

  • Reforzamiento de la autoestima
  • Mejoramiento de la comunicación no solo verbal sino también corporal y gestual
  • Canalización de las tensiones generadas por las relaciones conflictivas en el trabajo
  • Mayor empatía y tolerancia

 

Lee 7 cosas que puedes hacer para desestresarte este fin de semana 

 

La sobrecarga de trabajo, de acuerdo a los argumentos que soportan esta investigación, puede producir conductas no deseables para los individuos y las organizaciones: insatisfacción con el trabajo, excesiva tensión, disminución de la autoestima, sensación de amenaza, altos niveles de colesterol, pulso acelerado, resistencia de la piel (sudoración) y aumento en el consumo de tabaco.

 

Cabe señalar que estos resultados fueron para el primer grupo – danza terapéutica – pero no así para el grupo que realizó actividad física ni el grupo sedentario, cuyos niveles de estrés se mantuvieron en niveles altos, lo cual de acuerdo a esta investigación, resulta preocupante debido a las implicaciones para la salud de los individuos y los costos para las organizaciones.

 

Conoce nuestro programa de Danza Empresarial y descubre lo que la danza y el movimiento pueden hacer por ti y tu organización

Referencia: EFECTOS DE LA DANZA TERAPÉUTICA EN EL CONTROL DEL ESTRÉS LABORAL EN ADULTOS ENTRE 25 Y 50 AÑOS Revista Hacia la Promoción de la salud 2011, 16 (1)