Cómo hacer un programa de wellness de bajo costo pero exitoso

Cómo hacer un programa de wellness de bajo costo pero exitoso

A pesar de ser una de las opciones más redituables para maximizar la productividad y el talento en las organizaciones, con frecuencia los programas de Salud y Bienestar como otras iniciativas en las empresas, se ven limitados por las cuestiones de presupuesto. Los responsables de llevar a cabo estos programas se ven en el entredicho de tener que ejecutar, y al mismo tiempo no contar con los recursos para hacerlo.

 

Pero hacer wellness no tiene por qué ser costoso. Los programas más exitosos se basan en pequeñas acciones pero efectivas, con las que los colaboradores se sientan comprometidos y motivados para llevar a cabo.

 

Lee Debo pagar a mis colaboradores por cuidar de su salud?

 

Un programa de wellness debe ser visto como un cambio de cultura en la organización, en el que las acciones cotidianas resultan más efectivas que cuando solo se encuentran en un documento. Dentro de las habilidades necesarias para lograr el cambio, se requiere de pasión, entusiasmo y compromiso de todos los sectores, así como de un liderazgo visionario e inspirador. Asimismo, la motivación de todos los participantes juega un papel muy importante en el cuidado de la salud.

 

Motivación para el cambio en salud

 

Es necesario en primer lugar crear conciencia de cómo nuestros hábitos impactan positiva o negativamente en nuestra salud. En una etapa inicial, las personas no sienten la necesidad de hacer cambios en su estilo de vida, a esta etapa se le conoce como la NO CONCIENCIA.

 

Para incidir en esta fase, es necesario empezar a generar mensajes que comuniquen a los colaboradores la importancia de los buenos hábitos a fin de evitar posibles riesgos. En esta etapa, más allá del qué se comunica, es importante el cómo. Se ha encontrado que los mensajes elaborados en forma positiva son más aceptados que aquellos que son redactados en forma amenazante o negativa. En esta etapa como las siguientes, la creatividad y el ingenio son claves para conseguir más seguidores.

 

Los mensajes pueden ser transmitidos en forma directa, a través de charlas con los colaboradores impartidas por profesionales de la salud, médicos o educadores en salud, y reforzadas a través de los medios de comunicación utilizados por la empresa – emails, boletines, etc.

 

De la comunicación a la acción

 

Diseñar y comunicar una iniciativa es uno de los primeros pasos, sin embargo pasar a la acción es el reto más importante. Algunas de las actividades que pueden ser incluidas en este tipo de programas y que  resultan más efectivas en término de costo – beneficio son:

 

  1. Actividades que promuevan la actividad física. El sedentarismo es una de las principales amenazas a la salud y productividad de una empresa, pues incide en riesgos tan importantes como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y otras. Además de sus beneficios para la salud física, se ha encontrado también que el ejercicio reduce el estrés y mejora la concentración. Algunas formas de promoción son:
  • Promover las pausas activas, esto es, pausas en la jornada laboral para realizar estiramientos o caminar
  • Colocar mensajes en los elevadores y escaleras para motivar el uso de estas últimas
  • Estimular el uso de la bicicleta y ofrecer las facilidades para su resguardo en las instalaciones de la empresa
  • Realizar juntas de pie
  • Organizar rutinas de baile entre los colaboradores, una opción divertida y saludable!

 

Lee Bailar reduce el estrés laboral

 

       2.  Actividades que promuevan una adecuada nutrición. Hoy sabemos que la nutrición juega un papel muy importante no solo en términos de peso, sino también por su papel en el rendimiento diario. Algunas actividades para promover una adecuada nutrición son:

  • Enviar mensajes de comida saludable y nutritiva a través de los distintos medios de comunicación
  • Ofrecer a los colaboradores un lugar en el que puedan llevar sus propios alimentos o adquirirlos a precios razonables
  • Cambiar las máquinas de vending de comida chatarra por aquellas que ofrezcan opciones más saludables
  • Establecer convenios con compañías y fundaciones que ofrezcan pláticas de orientación en esta materia a bajo costo
  • Evitar que tus colaboradores coman en sus escritorios; así, fomentas que caminen al menos unos pasos y se distraigan por unos momentos

 

Lee Qué hace tu empresa para reducir el desgaste laboral

 

3. Actividades que promuevan la salud mental y ayuden a los colaboradores a manejar el estrés. El estrés, otra de las amenazas a la productividad y el rendimiento de los colaboradores más importante, puede ser combatido con las siguientes:

  • Implementa horarios flexibles y la posibilidad de que puedan trabajar desde casa
  • Crea en tu oficina un entorno amigable decorando con plantas, imágenes y otros accesorios. Si tu presupuesto lo permite, provee tanto de espacios de colaboración (salas de reunión) pero asimismo privados, donde la gente pueda concentrarse cuando es requerido hacerlo de forma individual
  • La música puede ser una excelente opción para mantener a tus colaboradores de buen humor  con lo cual mejorarás su salud y rendimiento. Puedes realizar una selección musical con base en sus preferencias y colocar algunas bocinas en forma estratégica, utilizando desde luego un volumen moderado que no irrumpa con sus actividades.
  • Ofréceles tu apoyo para atender situaciones que los afecten como problemas personales, de pareja o familiares. Elabora una lista y establece convenios con profesionales de la salud donde puedan acudir en caso que lo requieran

 

Lee 6 cosas que hacen los líderes para ayudar a su gente a manejar el estrés

 

Invertir en salud, es la mejor inversión. En Transforma tu Estrés te ofrecemos la mejor opción. Contáctanos!

 

10 mitos sobre la psicoterapia que debes conocer

10 mitos sobre la psicoterapia que debes conocer

Con la crisis económica y social, el estilo de vida y otros, los temas de salud y en particular la salud mental, se vuelven prioritarios en la agenda tanto de las naciones como personal. Estrés, ansiedad y depresión, son tan solo algunas de las enfermedades que sufren millones de personas en todo el mundo, por lo que su atención debiera ser una prioridad.

 

Lee 10 cosas que quizá no sabías acerca de la depresión

 

Una de las formas que utilizamos los psicólogos para atender estas y otras cuestiones es la Psicoterapia

 

“En la psicoterapia, los psicólogos aplican procedimientos científicamente válidos para la creación de hábitos más sanos y efectivos. La psicoterapia cuenta con varios métodos como el cognitivo-conductual, el interpersonal y otros tipos de terapia conversacional que ayudan a resolver los problemas… Al concluir el tratamiento, no sólo habrá resuelto el problema que le trajo a la consulta, sino que, además, habrá aprendido nuevas destrezas para enfrentar con mayor efectividad cualquier desafío que pueda surgir en el futuro”. Asociación Americana de Psicología (APA)

 

De ahí la importancia de desmitificar algunas ideas en torno a ella. A continuación 10 Mitos sobre la Psicoterapia que debes conocer:

 

1) Que si vas a terapia debes estar loco

FALSO

Verdad: No lo estás. Lejos de lo que algunas personas piensan, la gente normal va al psicólogo a resolver sus problemas, a hacer algunos ajustes en su vida y a mejorar el conocimiento de si mismos. Nuestros pacientes, son personas inteligentes que proactivamente buscan oportunidades para mejorar sus vidas y sus carreras.

 

2. Que los psicólogos son charlatanes

FALSO

Verdad: Los psicólogos estamos entrenados para tratar a personas como tu. Los psicólogos clínicos y los psicoterapeutas ayudan a sus pacientes a reducir la ansiedad, la depresión, la culpa, las fobias y otros síntomas. Como cualquier carrera profesional, requiere años de estudio y preparación.

 

3) Que la psicoterapia solo se enfoca al pasado

FALSO

Verdad: Si bien algunos enfoques parten de revisar la historia del paciente desde sus primeros años, los enfoques actuales se centran en el aquí y el ahora, la resolución de los conflictos actuales, la atención al momento presente, entre otros.

 

4) Que ir a psicoterapia es ir a recostarse a un diván

FALSO

Verdad: El diván es utilizado por el psicoanálisis, pero no todos los psicólogos lo utilizamos ni practicamos esta corriente. Existen en la actualidad una diversidad de enfoques como la psicoterapia cognitivo conductual, la gestalt, la logoterapia, etc. enfocados no solo a la escucha, sino a crear el ambiente para el análisis, la adquisición de habilidades y el ensayo de las mismas. Tu psicólogo podrá hablarte de la variedad de corrientes.

 

Lee Terapia en Movimiento: Qué es y cómo funciona

 

5) Que ir a terapia es tirar el dinero

FALSO

Verdad: El costo de una enfermedad puede ser muy alto, piensa en todos esos días perdidos por incapacidad, por no sentirte bien o por no poderte concentrar en lo que haces. Invertir en tu salud puede ser la mejor opción.

 

6) Que para que ir a terapia si puedes hablar con tus amigos

VERDAD.. A MEDIAS

Verdad: Los amigos son una estupenda ayuda cuando te sientes desanimado pero llamar a tu amigo puede darte un alivio temporal. Simplemente porque tu amigo te quiere y probablemente no sea objetivo. Además de un intenso entrenamiento, un psicólogo posee y te brinda las herramientas para que te sientas bien más tiempo.

 

7) Que con una o dos sesiones es suficiente para sentirte mejor

FALSO

Verdad: La psicoterapia no es una “píldora mágica”.  Los resultados positivos de la psicoterapia, no vendrán después de la primera sesión. Es muy importante ser honesto con los pacientes que después de la primera sesión reportan sentirse “increíble”. Para algunas personas, estar a gusto y hablar de sus problemas puede crear una sensación de bienestar, sin embargo, esto es muy diferente de un cambio real. Incluso para la terapia breve o focalizada, los pacientes pueden pasar semanas o meses, dependiendo de la severidad de sus síntomas.

 

8) Que se necesitan años en terapia para ver los resultados

FALSO

Verdad: Esta es la contraparte del mito anterior. Si bien los cambios significativos no se dan en un par de sesiones, tampoco requieres años para sentirte mejor. Con base en la valoración inicial, un psicólogo podría ofrecerte un estimado del tiempo que con base en su experiencia requiere tu caso.

 

9) Que todo está en tu mente y por eso estás ahí

FALSO

Verdad: Aunque el estrés particularmente de tipo crónico,  la ansiedad o la depresión pueden contribuir o agravar importantes problemas físicos, como el dolor de espalda, las cefaleas, el síndrome de intestino irritable, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, entre otros, es importante descartar que todos esos síntomas no tengan una causa orgánica por lo que si tienes algún tipo de dolencia, tu médico deberá descartar cualquiera de ellas. La psicoterapia puede ayudarte a manejar algunas dolencias mediante técnicas especiales, por ejemplo, el entrenamiento en relajación, visualizaciones, etc. pero si tienes alguna condición en la que estén involucrados otros factores, requieres de ser tratado integralmente.

 

Lee Qué es el Biofeedback y cómo ayuda a controlar el estrés

 

10) Que la medicación es lo único que realmente te sacará adelante

Algunas personas requieren de medicación para tratar sus síntomas, sin embargo el cambio sostenido se logra cuando ellas aprenden a modificar sus patrones de pensamiento. Además de ello, está demostrado que la psicoterapia produce cambios a nivel cerebral, lo cual contribuye significativamente a la mejoría de los síntomas.

 

Otras verdades sobre la psicoterapia que vale la pena que conozcas:

La psicoterapia puede ayudarte a

  1. Fortalecer tu autoestima y confianza en ti mismo
  2. Mejorar tus relaciones interpersonales
  3. Redescubrir tu potencial y habilidades para enfrentar diversas situaciones
  4. Acrecentar tu capacidad de aprendizaje
  5. Entender el origen de conductas autodestructivas y eliminarlas
  6. Mejorar tu salud física mediante la adquisición de hábitos saludables
  7. Superar las pérdidas
  8. Mejorar tu capacidad de adaptación
  9. Tener control sobre tu fisiología
  10. Reducir la tensión

 

En Transforma tu Estrés nos interesa tu salud y te ofrecemos las mejores herramientas, contáctanos!

 

8 fórmulas antiestrés para mamás que trabajan

8 fórmulas antiestrés para mamás que trabajan

Las mujeres sufrimos más estrés que los hombres, y las que somos mamás, vemos duplicado ese estrés debido al doble rol que desempeñamos en casa y el trabajo. Ya sea que trabajemos dentro o fuera del hogar, para las mujeres resulta muy importante aprender a controlarlo, debido a que según las estadísticas, las mujeres somos más propensas además del estrés, a sufrir diversas enfermedades asociadas al estrés tales como ansiedad, depresión, síndrome de intestino irritable, cefaleas, enfermedades cardiovasculares, fibromialgia, entre otras.

 

Lee 10 cosas que quizá no sabías sobre la depresión

 

De qué manera podemos contrarrestar el estrés? Aquí 7 fórmulas infalibles:

 

1. Comunícate. Una buena comunicación es clave tanto en el trabajo como en casa. En el trabajo, es importante tener una buena comunicación tanto con tu jefe, como con tus compañer@s de oficina y/o subordinados. Comunicar tus expectativas hacia ellos así como tus necesidades te permitirá obtener el apoyo que necesitas. En casa, mantén la misma comunicación con tu pareja e hijos: si estás cansada, dilo, si necesitas ayuda, dilo, si te gustaría ir al cine, dilo también. Una buena comunicación también implica decir lo que esperas de ellos.

 

2. Haz Equipo. Trabajar solo, no funciona ni en el trabajo ni en casa. Los equipos de alto rendimiento están hechos de personas, no de una sola. Entonces, ¿por qué pretendes hacer tu todo sin pedir ayuda? Así como en el trabajo, organiza a tus hijos a unirse para formar el equipo de limpieza, el de cocina, etc.

 

3. Aprende a Delegar. Así como en la oficina, si delegas algunas tareas, tendrás más tiempo para hacer actividades de alto nivel, como la planificación de tus vacaciones familiares o la elección de la mejor universidad para tu hijo. Enseña a tus hijos a levantar sus juguetes, a poner la mesa, a separar ropa sucia y limpia, por colores, etc. Muchas mujeres tienen que hacer muchas cosas cuando llegan a casa mientras sus parejas e hijos están viendo la televisión.

 

Lee Por qué trabajar demasiadas horas puede ser malo para tu salud

 

4. Establece prioridades. Si tu prioridad es tu carrera, bien. Si tu prioridad es tu familia, mejor. Si deseas pasar más tiempo con tus hijos porque consideras que lo necesitan o simplemente porque es lo que tu quieres, aplica la fórmula no. 1

 

5. Haz benchmarking, pero establece tus propios marcadores. Seguramente te interesara saber cómo le hace esa vecina, amiga o compañera de trabajo para mantenerse “cool” mientras tu estás a punto del colapso. Aprende de ella, pero evita comparaciones. Cada persona es distinta, así como sus necesidades y características.

 

6. Evita el “micromanagement”. Así como muy pocos subordinados soportarán que estés sobre de ellos todo el tiempo, observando cada paso que dan, así tus hijos requieren de cierta autonomía para poder crecer. Supervisa, pero deja que aprendan sobre sus errores. Mantente alejada del perfeccionismo. Si la cama de tus hijos no queda perfecta, ¿a quién le importa?

 

7. Aprende a relajarte. Las mamás trabajadoras siempre tenemos algo que hacer, ya sea en la oficina o en casa, no obstante, aprender a relajarnos es fundamental para mantener nuestra salud y equilibrio. Ya sea que salgas a dar un paseo, con amigas, tengas un pasatiempo o aprendas técnicas de relajación que puedas utilizar en los momentos en los que las presiones aumentan.

 

Lee Vivir en áreas verdes podría mejorar la salud mental de las mujeres

Lee Qué es y para qué sirve la respiración diafragmática

 

8. Que una de tus primeras prioridades seas tu misma. Cuidar de ti y de tu salud, te permitirá trabajar mejor y atender las necesidades de tu familia y no al revés. Haz ejercicio, come a tus horas, duerme y descansa lo necesario. No olvides además hacerte tus exámenes médicos de rutina.

 

En Transforma tu estrés nos interesa la salud de las mamás trabajadoras. Contáctanos.

 

 

Cómo ayudar a los adultos mayores a manejar el estrés

Cómo ayudar a los adultos mayores a manejar el estrés

El estrés en los adultos mayores puede tener distintas causas: padecer una enfermedad crónica, la pérdida del cónyuge, cuidar de él cuando se encuentra enfermo, el retiro de la vida productiva o jubilación, y cambios en la dinámica familiar son tan solo algunas de ellas.

 

Otra causa de estrés importante tiene que ver con el recuento de sus vidas. De acuerdo a Erik Erikson, a partir de los 60 años comenzamos a cerrar ciclos en nuestra vida y a integrar todos ellos en un recuento coherente, dándole a esa totalidad un significado y aceptando las experiencias vividas.

 

Pese a que la muerte todavía se encuentra lejos, los adultos mayores se preparan para ella, de ahí que la integración de las experiencias vividas sea tan importante: si se considera que la propia vida ha tenido sentido la crisis de esta edad será superada con éxito, de lo contrario, las personas mayores entrarán en una etapa de desesperación, de angustia por sentir que desperdiciaron oportunidades en su vida y temor a la muerte.

 

El sueño, es una actividad que también se ve afectada a medida que avanzamos en edad, y aunque los requerimientos son menores, las personas adultas pueden entrar en desesperación y estrés por no poder dormir. Dentro de las alternativas disponibles para tratar el insomnio en los adultos mayores, el Colegio Americano de Medicina ha recomendado la Terapia Cognitivo Conductual sobre la medicación, para corregir los patrones de sueño y los pensamientos negativos asociados a éste.

 

Síntomas de estrés en los adultos mayores

 

Algunos síntomas de estrés que pueden presentarse en ésta como en otras etapas son:

 

  • Dolores de cabeza y espalda
  • Indigestión
  • Palpitaciones
  • Dificultad para concentrarse
  • Indecisión
  • Llanto
  • Nerviosismo
  • Irritabilidad

 

Asimismo el estrés crónico puede empeorar la diabetes al causar elevación de los niveles de glucosa, la hipertensión arterial y eleva el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y depresión, de ahí que sea importante buscar ayuda.

 

Estrategias para el manejo de estrés en adultos mayores

 

Algunas estrategias que pueden ayudar a los adultos mayores a manejar el estrés son:

 

1. Comprometerse en un actividad física regular. Dependiendo de su condición, los adultos mayores pueden practicar diversas disciplinas como el Tai Chi o la Yoga, gimnasia, natación, entre otras.

 

2. Entrenamiento en asertividad. Dentro de las estrategias cognitivo- conductuales, tomar un curso de asertividad les permitirá expresar sus necesidades y manejar los conflictos.

 

3. Unirse a un grupo ya sea para trabajar alguna problemática en particular, por ejemplo, un duelo, o como forma de mantenerse socialmente activo.

 

4. Cuidar de una mascota. Varios estudios apoyan la idea de que tener un animal de compañía puede aliviar el estrés. En el caso de los adultos mayores solo hay que tomar en consideración lo que implica en términos de cuidado y económicos el ser dueño de una mascota.

 

5. Mantenerse mentalmente activos. Leer, juegos de mesa y aprender, mantienen el cerebro de las personas mayores en buen estado y retrasan la aparición de procesos neurodegenerativos.

 

6. Inscribirse a un programa de cuidado de la salud integral. Dichos programas pueden ser útiles a cualquier edad, pero hay algunos diseñados especialmente para personas de la tercera edad.

 

7. Escuchar música. La música tiene innumerables beneficios para las personas desde el vientre materno hasta las de avanzada edad; en el caso de los mayores, la música puede evocar recuerdos altamente placenteros que disminuyan el dolor tanto físico como emocional

 

Lee La música y sus beneficios para la salud

 

8. Bailar. Como la música, el baile puede ser una actividad que permita a los adultos mayores evocar gratos recuerdos y aliviar el estrés, pero también les permite mantener su flexibilidad y agilidad tanto física como mental.

 

Lee Quieres tener un mejor cerebro? Baila

 

9. Pasar tiempo con ellos. La pérdida del cónyuge, familiares o amigos de la misma edad, puede provocar en las personas mayores una profunda tristeza, así como sentimientos de soledad y angustia. Pasar tiempo con ellos puede ayudarles a distraerse y no sentirse tan solos.

 

10. Escucharlos. Las personas mayores, con frecuencia debido al deterioro de su memoria a corto plazo, suelen contar historias una y otra vez. Escucharlos, les ayuda a sentir su importancia y valía.

 

En Transforma tu Estrés nos interesa tu salud y la de los tuyos, contáctanos

 

Fuente: Stress relief tips for older adults, Harvard Health Publications

7 formas de sacar el máximo provecho a tus vacaciones

7 formas de sacar el máximo provecho a tus vacaciones

Todos conocemos los beneficios de tomar unas vacaciones. Las experiencias que podemos tener o experimentar durante unos días de descanso nos permiten sentir más relajados, más productivos, con más energía y creatividad cuando regresamos a nuestra rutina habitual.

 

Lee Cómo disfrutar de las vacaciones y continuar relajado

 

Sin embargo, tras las vacaciones algunas personas suelen sentirse más cansadas de lo habitual, agotadas, experimentan el Síndrome Post-Vacacional y tienen dificultades para volver a sus actividades diarias. Algunos errores que suelen cometer este tipo de personas son:

 

  • Al igual que muchas otras personas adoran la playa, por lo que hacen reservaciones en una de éstas, la cual se encuentra a su  máxima capacidad, no encuentran un pequeño espacio en el cual recostarse a tomar el sol, nadar, y tienen que hacer largas filas de espera para comer en un restaurante, todo lo cual en vez de relajarlos los estresa más

 

  • Deciden no salir de casa y prefieren esos días poner un poco de orden en su clóset, casa o habitación: lo cual no resulta ser una tarea de un par de horas, sino que les lleva dos o tres días, ya que estando en eso, aprovechan para pintar y deshacerse de lo que ya no ocupan. Y sí, todo queda más o menos en orden, pero ellos quedan exhaustos y con dolor de espalda.

 

  • Piensan que serían buenos días para ver a sus familiares y amigos que casi no frecuentan, por lo que hacen un compromiso para cada uno de los días de vacaciones, o incluso se proponen como anfitrión para realizar alguna gran reunión en casa, lo cual consume todo su tiempo de descanso en la organización del evento y la limpieza del día siguiente.

 

  • Como tienen mucho trabajo, ya sea que vayan a la playa o a la montaña, viajan con su compañero inseparable, es decir su laptop o dispositivo móvil para “trabajar” o por si algo se ofrece en la oficina, puedan localizarles inmediatamente.

 

Debido a estas y otras situaciones, como el no poderse “desconectar” mentalmente, es que no pueden relajarse. Relajarse implica liberar la tensión existente, reducir las presiones auto-inducidas, es decir, impuestas por la persona misma. Relajarse es absolutamente necesario para contrarrestar los efectos del estrés, pues de lo contrario, éste se convierte en crónico y afectará su salud y rendimiento.

 

Lee 7 cosas que puedes hacer para desestresarte este fin de semana

 

Cómo puedes relajarte y obtener mejor de estos días de descanso? Aquí algunas recomendaciones:

 

1)      Considera diferentes alternativas. Si tu idea es salir de la ciudad, investiga otras alternativas a “los mismos lugares de siempre”. Buscar destinos poco usuales además de que te evitará grandes conglomerados de gente y esperar mucho tiempo para ser atendido, puede traer consigo agradables sorpresas, como descubrir hermosos lugares además de que utilizar tu creatividad aumentará también tus recursos personales.

 

2)      Si lo que buscas es quedarte en casa, no pretendas resolver todo lo que en meses por trabajo u otras causas no has podido hacer. Comprométete si así lo deseas a dedicar a la limpieza de cajones un par de horas, para después dedicar el resto al entretenimiento, al descanso y a la relajación.

 

3)     Evita llevar trabajo a casa. Si son días de descanso, entonces házlo. Pon un mensaje automático en tu buzón que indique a la gente a quien pueden localizar en tu ausencia, y apaga tu dispositivo!

 

4)     Aprende a liberar la tensión. Esta ocurre normalmente a nivel de nuestras emociones y pensamientos y se refleja en nuestro cuerpo. Es decir que el enojo, la angustia y las preocupaciones pueden hacer que sientas dolor en la espalda y/o en el cuello, que tengas migraña o cefalea, o que sientas molestias estomacales, gastritis o colitis. Al liberar la tensión podrás notar como estos síntomas desaparecen o adquieren un significado diferente.

 

Lee 7 cosas extrañas que puede hacer el estrés en tu cuerpo

 

5)      Practica técnicas como la relajación muscular progresiva, la respiración diafragmática o la visualización. Puedes también tomar dosis moderadas de sol, caminatas al aire libre y practicar algún ejercicio. Esto es particularmente útil si tu trabajo o rutina usual suele ocurrir en una oficina, sentada detrás de un escritorio o computadora la mayor parte del tiempo.

 

Lee Qué es y para qué sirve la respiración diafragmática

 

6)      Reúnete con la familia y amigos solo si realmente deseas hacerlo, si no dedica ese tiempo al descanso. En ocasiones los “deberías” suponen una carga adicional a la ya existente. Si realmente lo deseas, entonces no asumas toda la responsabilidad de la reunión, pide ayuda, simplifica. Si el objetivo es reunirse y no degustar un gran menú, puedes incluso pedir comida a domicilio, o si deseas hacerlo tú, no te compliques, prepara algo sencillo para que tengas tiempo de convivir realmente con tus familiares y amigos.

 

7)     Vive con conciencia plena y disfruta estos días de descanso. Vivir con conciencia plena significa vivir en el presente, es decir, no atormentarte por lo que sucedió la semana pasada o preocuparte por lo que sucederá la siguiente. Vivir con conciencia plena significa tomar conciencia de lo que ocurre a tu alrededor, y hacerlo utilizando tus cinco sentidos: sintiendo la textura de los alimentos, percatándote del olor de la naturaleza a tu alrededor, tratando de escuchar en el silencio.

 

Lee Vivir en el presente con atención plena (Mindfulness)

 

En Transforma tu Estres te ofrecemos los mejores programas para transformar el estrés en energía positiva. Consúltanos

 

Bailar reduce el estrés laboral

Bailar reduce el estrés laboral

La danza ha dejado de ser una actividad puramente artística. Desde hace algunas décadas, se sabe de su uso en diversos ámbitos como el de la salud mental, la medicina, la educación, y como parte de programas de prevención de la salud.

 

Moverse, resulta una actividad fundamental en ambientes de trabajo en donde la mayor parte del tiempo permanecemos sentados. De ahí que las organizaciones como parte de los programas de salud y bienestar – wellness – empiecen de manera reciente a incorporar programas de actividad física entre ellos, pausas activas y gimnasia laboral.

 

En particular la danzaterapia, es un modelo que integra aspectos educativos como terapéuticos que puede ser aplicada en el tratamiento y prevención del estrés, a través de técnicas de exploración e investigación del cuerpo así como de movimiento, que ayuden a las personas a contrarrestar los efectos negativos del estrés así como a las organizaciones a disminuir los costos asociados al estrés y el sedentarismo.

 

Lee Mejorar tu postura para reducir el estrés y alcanzar el éxito

 

Dentro de los antecedentes de la danzaterapia empleada en distintas poblaciones están la Dance/Movement Therapy la cual surge en la década de los 40s en los Estados Unidos. La pionera de este movimiento Marian Chace inicia este trabajo con pacientes psicóticos.

 

Un par de décadas después la American Dance Therapy Association reconoce a la danza como un tratamiento efectivo para tratar distintas discapacidades médicas, sociales, físicas o psicológicas. En esos años (60s) surge también la danza moderna, la que a diferencia de la danza clásica busca el encuentro con la espontaneidad y autenticidad de la expresión y conciencia corporal. Rudolf Laban, pionero en la investigación del movimiento es el primero en observar los patrones de movimiento en las personas con algún tipo de discapacidad física o mental.

 

En lo que se refiere a la aplicación de la danza o la danzaterapia al manejo de estrés, no existen como tales, programas basados en América Latina, sin embargo sistemas como Biodanza entre otros, buscan integrar la mente y el cuerpo por medio de la música, el movimiento y la expresión de emociones. Otros movimientos como el Psicoballet en Cuba o la Danza Terapéutica de Maria Fux tienen objetivos similares.

 

Lee Terapia en Movimiento: qué es y cómo funciona

 

Con base en lo anterior, se realizó un estudio para evaluar el efecto que tiene la danza en el control del estrés en adultos laboralmente activos. Para ello, se dividió una muestra de 30 participantes entre los 25 y 48 años en tres grupos:

 

  • Al primero se le asignó a un programa de danza terapéutica de 14 semanas, cuyas sesiones eran de hora y media; este grupo practicó además otro tipo de actividad física tres veces por semana
  • Los segundos realizaron una actividad física distinta a la danza (gimnasio)
  • Por último, el tercer grupo no realizó ninguna actividad (sedentarios)

 

En forma previa, se evaluó los niveles de estrés de los participantes mediante dos instrumentos: uno que diagnostica el estrés, desde una perspectiva global de la organización, mostrando los estresores organizacionales y grupales combinados con los individuales; el segundo es un test de autovaloración, y está enfocado a determinar los signos y síntomas que reflejan la cantidad de estrés que enfrenta la persona. Se realizaron además dos controles: uno inicial antes de la aplicación del programa de danza terapéutica y otro final.

 

Lee Quieres tener un mejor cerebro? Baila

 

De acuerdo a la investigadora, el programa de danza terapéutica disminuyó los niveles de estrés en relación a:

 

  1. Falta de claridad sobre los objetivos, hubo una reducción del 36.4 al 27.3%
  2. Conflicto de roles disminuyó de 54.5 a 36.4%
  3. Sobrecarga de trabajo* disminuyó de 54.5 a 45.5%
  4. Tener responsabilidad sobre otros también disminuyó de 54.5 a 45.5%
  5. Influencia del líder y respaldo de grupo disminuyó del 18.2 al 9.1%
  6. Sensación de poco descanso disminuyó de 55 a 9.09%
  7. Sobresaltarse disminuyó del 27.27 al 9.09%
  8. Impaciencia e irritabilidad pasó del 54.55 al 27.27%
  9. Mantenimiento de una postura tensa y encorvada pasó del 63.64 al 36.36%
  10. Síntomas físicos asociados al estrés como dolores de cabeza, afecciones de la piel, indigestión, tartamudeo, asma, estreñimiento y dolor menstrual agudo disminuyó de 63.64 a 36.36%

 

Otros resultados arrojados por el programa fueron:

 

  • Reforzamiento de la autoestima
  • Mejoramiento de la comunicación no solo verbal sino también corporal y gestual
  • Canalización de las tensiones generadas por las relaciones conflictivas en el trabajo
  • Mayor empatía y tolerancia

 

Lee 7 cosas que puedes hacer para desestresarte este fin de semana 

 

La sobrecarga de trabajo, de acuerdo a los argumentos que soportan esta investigación, puede producir conductas no deseables para los individuos y las organizaciones: insatisfacción con el trabajo, excesiva tensión, disminución de la autoestima, sensación de amenaza, altos niveles de colesterol, pulso acelerado, resistencia de la piel (sudoración) y aumento en el consumo de tabaco.

 

Cabe señalar que estos resultados fueron para el primer grupo – danza terapéutica – pero no así para el grupo que realizó actividad física ni el grupo sedentario, cuyos niveles de estrés se mantuvieron en niveles altos, lo cual de acuerdo a esta investigación, resulta preocupante debido a las implicaciones para la salud de los individuos y los costos para las organizaciones.

 

Conoce nuestro programa de Danza Empresarial y descubre lo que la danza y el movimiento pueden hacer por ti y tu organización

Referencia: EFECTOS DE LA DANZA TERAPÉUTICA EN EL CONTROL DEL ESTRÉS LABORAL EN ADULTOS ENTRE 25 Y 50 AÑOS Revista Hacia la Promoción de la salud 2011, 16 (1)