Por qué trabajar demasiadas horas puede ser malo para tu salud

Por qué trabajar demasiadas horas puede ser malo para tu salud

La importancia de poder encontrar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal y familiar resulta evidente. El balance de vida es indispensable para mantener una buena salud y ser más productivo, tanto para hombres como para mujeres, pero especialmente para estas últimas.

 

La semana pasada fue publicada en Science Daily la investigación realizada por la Universidad de Ohio, según la cual existe evidencia de la relación entre trabajar largas horas y un incremento alarmante de enfermedades crónico degenerativas tales como cáncer y enfermedades del corazón.

 

De acuerdo a esta nota, mujeres que trabajaron en promedio 60 horas o más a la semana en el curso de tres décadas triplicaron su riesgo de desarrollar diabetes, cáncer, problemas del corazón y artritis.

 

Allan Dembe, profesor de Administración y Políticas de los Servicios de Salud y líder de este estudio señala que las mujeres

 

Especialmente aquellas que tienen que malabarear con múltiples roles, sienten los efectos de trabajar intensamente y pueden poner la mesa para el desarrollo de una variedad de enfermedades y discapacidad

 

Lo cual ocurre según el investigador entre los 20 y los 40 años de edad, edades en las que quizá no se considere demasiado los efectos que podrían tener las intensas jornadas de trabajo en su salud.

 

Según los investigadores los hombres parecen manejar las duras jornadas laborales, sin embargo las mujeres tienen que combinar el trabajo fuera de casa con las responsabilidades familiares y pueden enfrentar mayor presión y estrés que los hombres que trabajan largas jornadas; las mujeres pueden sentirse además menos satisfechas por su necesidad de balancear las demandas de trabajo con las obligaciones familiares.

 

Empleadores y agencias de gobierno deberían estar conscientes del riesgo que implica para las mujeres ir más allá de la jornada de 40 horas, señala Dembe.

 

Las compañías se benefician en términos de la calidad del trabajo y costos médicos cuando sus trabajadores son más saludables… Mayor flexibilidad de horarios, coaching de salud en el trabajo, monitoreo y apoyo podrían reducir las probabilidades de que los empleados enfermaran o mueran como resultado de condiciones crónicas.

 

Investigaciones previas han señalado que quienes trabajan largas jornadas enfrentan mayor estrés, tienen más problemas de sueño y digestivos así como mayor cansancio, su desempeño en el trabajo se ve afectado y tienen más accidentes dentro del mismo.

 

Algunas recomendaciones adicionales que pueden serte útiles:

  • Define cuales son tus prioridades en la vida. Puede ser la familia o el trabajo. Si decides que ambas son importantes, busca equilibrar el tiempo que dedicas a ambas.
  • Evita el perfeccionismo. Muchas mujeres se convierten en sus peores aliados, ya que buscan ser perfectas en todas las áreas de su vida. Fíjate metas pero también se compasiva contigo misma.
  • Aprende a delegar. Tanto en el trabajo como en casa apóyate tanto en la gente que tienes a tu cargo como también si tienes hijos, pídeles que te ayuden con algunas tareas, evita el Síndrome de la SuperMujer.
  • Revisa tus tiempos y organízate. Revisa cuales tareas o actividades que realizas de manera ordinaria carecen de importancia y/o podrías omitir.
  • Dedica tiempo suficiente al descanso y al sueño. Disciplínate para dormir entre 7 y 8 horas diarias todos los días. Tu salud y tu estado de ánimo te lo agradecerán.
  • Además de considerar el tiempo que dedicas al trabajo y a la familia, separa tiempo para TI, acude a tus revisiones con regularidad: CUIDATE

 

En Transforma tu Estrés nos ocupamos de la salud de las mujeres y en general la de tu organización. Consúltanos

 

10 razones por las que las personas optimistas consiguen empleo

10 razones por las que las personas optimistas consiguen empleo

Aunque la infelicidad o insatisfacción puede llevarnos a mejorar nuestra situación profesional y/o cambiar de empleo, lo cierto es que no siempre podría ser la mejor ruta para conseguirlo.

Así lo señala Michelle Gielan, quien reconoce que la infelicidad la llevó de sus trabajos anteriores como ingeniera en computación y presentadora de noticias de una importante cadena televisiva a su actual trabajo como investigadora en Psicología Positiva.

Pero “la misma infelicidad que nos puede llevar a buscar algo mejor, podría no servirnos igual en el mantenimiento de ese propósito”. “Desde un punto científico, una visión positiva y optimista es mejor combustible para el viaje que la insatisfacción o negatividad para poder empezar un nuevo camino en primer lugar”.

Pensar de manera positiva nos “empodera” en los tiempos difíciles, impulsándonos a tomar acciones positivas. Las personas optimistas:

 

  1. Generalmente esperan que cosas buenas sucedan de cara a las adversidades que enfrentan
  2. Creen que su conducta y actitud son determinantes para crear cambios positivos
  3. Toman acción más rápidamente para encontrar empleo
  4. Creen que los eventos negativos son temporales
  5. Actualizan sus currículums, utilizan plataformas como LinkedIn y hacen networking con colegas anteriores para buscar una oportunidad
  6. Son entusiastas
  7. Durante el proceso de entrevista, las personas optimistas lucen más atractivas y capaces y se enfocan en los aspectos energéticos del trabajo y las áreas en las cuales tienen ellos control
  8. En estas entrevistas, se enfocan y ofrecen soluciones en lugar de solamente discutir los problemas que su entrevistador les presenta
  9. Cuando consiguen trabajo, las personas optimistas se “queman por el trabajo” cinco veces menos que sus contrapartes pesimistas y son tres veces más comprometidos con sus nuevos trabajos
  10. Si se dedican a las ventas, pueden llegar a vender hasta 37% más que sus contrapartes

 

Por si fuera poco, las personas optimistas hacen más dinero en el curso de sus carreras y están más satisfechos con el camino que han elegido.

 

Algunas recomendaciones si te encuentras en búsqueda de empleo:

 

  • Escribe una nota a tus entrevistadores agradeciendo la oportunidad de haber sido entrevistado.
  • Identifica y controla pensamientos negativos y auto-devaluatorios. Estos no te ayudarán a conseguir empleo.
  • Ensaya. Practica tus entrevistas, grábate y pule tus presentaciones, identificando de manera objetiva tus áreas de oportunidad. La práctica hace al maestro.
  • Aprende técnicas que te permitan controlar el estrés durante tus entrevistas. Respirar agitadamente, mostrarte tenso o sudar excesivamente pueden no solo causar una mala imagen en tu entrevistador, sino que además no te permitirá mostrar tus talentos.
  • Se flexible. Aunque una nueva oferta no sea lo que esperabas, considérala y analiza qué nuevas oportunidades te ofrece. Ve lo positivo en cada oferta que se te presente.

 

En Tranforma tu Estrés creemos que la resiliencia el optimismo son habilidades que pueden ser desarrolladas para conseguir empleo y cualquier otra meta que te propongas. Consúltanos

 

Traducido y adaptado de Optimists Are Better at Finding New Jobs

Hacer florecer la resiliencia en nuestros hijos

Hacer florecer la resiliencia en nuestros hijos

La resiliencia es una capacidad que debemos hacer florecer a temprana edad. Parte de ser resilientes, es adoptar una visión positiva de los retos que tenemos que enfrentar.

Un reciente artículo publicado por Edutopía llamado Positive Brains are Smarter Brains, señala que orientar a los menores a adoptar una actitud más positiva respecto de sus deberes escolares, podría persistir hasta la adultez: los adultos que tienen una visión positiva de los retos que tienen que enfrentar, son más productivos, motivados y tienen una probabilidad mayor de alcanzar sus objetivos en el trabajo.

Aunque nuestra tendencia al optimismo está determinada genéticamente en un 50%, el otro 50% depende de tres aspectos fundamentales: lo que pensamos sobre nosotros mismos, nuestra conducta -ser optimista no solo consiste en pensar positivamente, sino también en ACTUAR positivamente- y lo que hacemos para estimular la producción de neurotransmisores – la actividad física es la mejor forma de hacerlo, de ahí que ésta sea tan importante a cualquier edad, pero sobre todo en la edad escolar-.

Hay tres elementos clave de acuerdo a este artículo para orientar a los menores a los resultados positivos del aprendizaje:

Control – Ser conscientes de sus pensamientos y emociones. Cultivar en ellos la capacidad de reconocer las distracciones o la negatividad, y asumir el control de mantenerse enfocados en su objetivo.

Influencia – Reconocer todas las influencias que pueden recibir del exterior, tanto positivas como negativas, y enseñarlos a elegir y enfocarse en aquellas que refuercen su visión positiva del proceso de aprendizaje y resaltar la importancia del esfuerzo y trabajo duro. Con frecuencia, señala la nota, los estudiantes piensan y se dicen así mismos “no soy bueno para esto”; hay que contrarrestar estas auto-afirmaciones negativas, destacando la importancia de la práctica y la confianza en sí mismos.

Reconocimiento – El optimismo no está peleado con la verdad. Reconocer las áreas sobre las cuales efectivamente se tiene poco control y redireccionar la atención hacia las áreas sobre las que SI se tiene control. Por ejemplo, los estudiantes pueden reconocer que no son buenos para una asignatura y trabajar en ello, pero también reconocer que son buenos para otras y no solo centrarse en la primera.

El optimismo y la resiliencia, son claves para el desarrollo de las futuras generaciones, no solo en lo académico, sino en todas las áreas de la vida. A continuación, una lista de 10 cosas para hacer florecer esta capacidad:

  1. No hagas lo que tu hijo es capaz de hacer por el mismo. Por ejemplo, cuando tu hijo es capaz de comer o vestirse por el solo, permítele desarrollar su autonomía.
  2. Trata a tu hijo como el que puede llegar a ser. Velo como una persona exitosa, capaz. “No lo pobretees”, ayúdale a crear una autoestima positiva.
  3. No te metas en sus adversidades. Resolver las dificultades que se le presentan, como los deberes escolares es clave para su resiliencia. Si se cae, permítele levantarse, no corras inmediatamente a levantarlo.
  4. Ayúdalo a reconocer sus talentos y capacidades, identificando aquellas cosas para las que es bueno y apóyalo para que pueda potenciar estas habilidades, por ejemplo, la práctica de un deporte.
  5. Enséñale a tolerar la frustración y a canalizar su energía de manera positiva, por ejemplo, a manejar su enojo en forma constructiva. No solamente le digas cómo, pon tu el ejemplo.
  6. Enséñale a llenar su “tanque” de manera positiva; es decir, a sentirse satisfecho consigo mismo por medio del ejercicio, la lectura o a través de hacer algo positivo por los demás. Como padres de familia, es importante también hacer sentir a nuestros hijos que son importantes poniéndoles atención.
  7. Enséñale el valor de la responsabilidad; tanto en la escuela como en el hogar, los niños que asumen una responsabilidad acorde a su edad, confían en sus capacidades y son más seguros.
  8. Ayúdale a ser consciente, no solo de las consecuencias de su conducta, sino también de vivir conscientemente a cada momento, a disfrutar la vida.
  9. Ayúdale a crear una relación positiva con su entorno, enseñándole a ser amable y a tratar con respeto a los demás. Desafortunadamente, muchos padres enseñan a sus hijos a pegar y a defenderse porque de acuerdo a su creencia, esa es la única manera de sobrevivir.
  10. Cultiva la esperanza y el optimismo, enseñándole a reconocer las cosas positivas que ocurren en su vida haciendo un recuento al final de cada día de todo lo bueno que le ha sucedido.

En Transforma tu Estrés nos centramos y te ayudamos a ti y a los tuyos a convertir las dificultades en retos y oportunidades de crecimiento y desarrollo. Contáctanos.

Vivir en el presente con atención plena (Mindfulness)

Vivir en el presente con atención plena (Mindfulness)

 

La técnica de atención o conciencia plena (Mindfulness) es un método desarrollado a finales de los setentas por Jon Kabat Zinn en la Universidad de Massachusetts que significa mantener nuestra atención en el momento presente: nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras sensaciones corporales y nuestro entorno, sin juzgar o evaluar, únicamente reconociéndolos.

La atención o conciencia plena, puede lograrse a través de prácticas como la meditación, pero como señala Kabat Zinn, no es la única manera: es vivir tu vida, cada momento, haciendo de cada uno de ellos, un momento especial, único.

Qué beneficios tiene

La práctica de la atención o conciencia plena nos beneficia en muchos aspectos:

  • Fortalece el sistema inmunológico, aumentando nuestra resistencia a las enfermedad
  • Reduce nuestros pensamientos negativos y en sentido inverso, contribuye al pensamiento y a las emociones positivas
  • Reduce el ESTRES
  • Modifica nuestro cerebro. Incrementa la densidad de materia gris, en regiones del cerebro, asociadas al aprendizaje, la memoria, la regulación emocional y la empatía
  • Mejora nuestra atención y FOCO

Cómo podemos practicarla

La atención o conciencia plena, no requieren de “sentarse en flor de loto” como sugiere su creador, ni de una vestimenta u ocasión especial. Algunas de nuestras sugerencias para practicarla son:

1. Al despertarte, tomate unos minutos en la cama para hacerlo. Empieza por reconocer la posición en la que has despertado, la temperatura del cuarto, tu propia temperatura; recorre tu cuerpo sintiendo tus pies, tus piernas, tu abdomen, tu pecho, tu espalda, tus brazos, tus hombros, cuello y cabeza. Si has dormido bien, pon atención a esa sensación de haber descansado y al sentimiento de estar en calma.

2. Durante el baño, puedes igualmente tomar conciencia de tu cuerpo desnudo, la sensación del agua y el jabón, su temperatura y su olor respectivamente. La práctica de la atención y conciencia plena sugieren no hacer juicios ni evaluaciones, por lo que evita juzgar alguna parte de tu cuerpo, únicamente presta atención a ella.

3. Al vestirte, pon atención a la ropa que has elegido, observa sus colores (nuevamente sin juzgar solo pon atención); siente su textura al ponértela y obsérvate.

4. Mientras desayunas, siente la textura de los alimentos, su sabor, su olor y su temperatura. Mastica despacio, siente como cada bocado se desliza a través de tu boca y tu garganta.

5. Rumbo a la oficina o escuela. Si manejas, pon atención al camino, observa los coches y las personas que cruzan, procura mantener tu atención mientras conduces, evita hablar por teléfono y mandar mensajes, pero también y aunque te parezca que puedes conducir “a ojos cerrados” evita pensar en los asuntos del trabajo o la escuela mientras conduces, ya que manejar requiere TODA tu atención.

6. Al llegar a tu lugar de trabajo o estudio, observa tu alrededor, y cómo te sientes al llegar a ese lugar. Date cuenta qué te provoca: alegría, disgusto, indiferencia. Conecta con tus pensamientos y emociones. Recuerda que son los pensamientos los que provocan tus emociones. Toma conciencia entonces y pregúntate: Por qué me da alegría venir a trabajar? Qué situaciones en mi trabajo hacen que me sienta enojado, triste, tenso? Qué materias me crean esta preocupación y por qué?

7. En cualquier momento del día, pon atención a la manera en cómo respiras. Cómo es tu respiración? Y tu ritmo cardiaco? Toma conciencia y aprende a regularlos. Con ayuda del biofeedback puedes hacerlo.

De esta manera, puedes incorporar la práctica de la atención consciente a tu vida. Puedes empezar por hacerlo en aquellos momentos en los que te sea más fácil y progresivamente irlo ampliando a otros.

Para terminar quisiéramos invitarte a que vivas el presente! Disfruta cada día! Piensa que el tiempo no vuelve, y que la única manera de hacerlo perpetuo es viviéndolo intensamente.

En Transforma tu estrés nos interesa que vivas a plenitud, CONTÁCTANOS

10 cosas que pueden hacerte feliz (y no lo sabías)

10 cosas que pueden hacerte feliz (y no lo sabías)

Te consideras feliz? Sabes cómo puedes lograr ese estado? Alcanzar la felicidad es algo que todos deseamos, ya que de acuerdo con el Dalai Lama, la felicidad es el propósito de la vida.

De acuerdo a estudiosos de la felicidad, la fórmula de ésta se divide de la siguiente manera:

El 50% de nuestra felicidad reside en nuestro cerebro

En nuestro cerebro, tanto la genética como las experiencias tempranas (cuando eres niño) juegan un papel importante para poder evaluar las circunstancias que se nos presentan como una oportunidad o como un problema. Pero incluso, podemos cambiar estos mecanismos en nuestro cerebro, a partir de la reflexión y de someter a evaluación nuestras creencias.

Únicamente el 10% se atribuye a nuestras condiciones de vida

En lo que se refiere a nuestras condiciones de vida, las cuales parecería que tienen mayor impacto en nuestra felicidad, solo lo tienen en un 10%. Por ejemplo, aquellos que se sacan la lotería, al cabo de seis meses vuelven a sus niveles normales de felicidad.

El 40% de nuestra felicidad se basa en nuestras elecciones voluntarias o conscientes

Nuestras elecciones voluntarias o lo que hacemos para ser feliz, pareciera ser aquello sobre lo cual tenemos mayor control. Quieres saber cuáles son las cosas que pueden hacerte feliz y dependen de tu elección? Aquí las tienes:

  1. Deja de compararte con otras personas. La gente aparentemente feliz y exitosa está librando también sus propias batallas.
  2. Socializa. Aún si eres introvertido, esfuérzate para conocer gente y hacer conexiones. Éstas son un factor clave tanto para ser resiliente (afrontar las adversidades) como para lograr la felicidad.
  3. Toma decisiones saludables: Haz ejercicio. Verás que esos pensamientos negativos que parecen tan reales se derriten. Sigue también una buena dieta
  4. Haz algo diferente. No tienen que ser el hobbie “perfecto”, solo encuentra algo que te entusiasme!
  5. Ponte en contacto con tus anclas. A medida que envejecemos, tendemos a perderlas, reencuéntrate con tu familia, tus vecinos, tu cultura o tu religión.
  6. Mira menos hacia el pasado o el futuro. Concéntrate en el PRESENTE. Empieza a construir memorias en lugar de vivir en ellas. Empieza a crear tu futuro en lugar de sólo esperarlo.
  7. Crea. Escribe un diario. Pinta. Inventa una canción aún cuando nunca antes lo hayas hecho.
  8. Deja ir. Perdona a aquellos que te han lastimado. Si no dejas esa herida en el pasado, te perseguirá como un lobo y se convertirá en una peligrosa sombra en todo lo que hagas.
  9. Preocúpate más por los demás. Muchas veces es nuestro propio narcisismo el que nos destruye. Toma tiempo cada día para pensar en las necesidades de los que te rodean. Ayudarlos a satisfacer sus necesidades te hará feliz en formas que ni te lo imaginas.
  10. No huyas de tus problemas. Por más que quieras alejarte, estarán ahí esperándote. Saca tu espada y enfréntalos.

En Transforma tu Estrés, creemos que la felicidad es el estado que nos permite alcanzar todo lo que deseamos. Consúltanos.

Basado en:

http://www.lifehack.org/articles/communication/10-things-you-never-realized-you-could-happy.html

 

También te puede interesar:

Cómo NO comer demás en estas fiestas

Cómo NO comer demás en estas fiestas

Con las fiestas venideras, y las delicias que se preparan en torno a ellas, muchas personas lidian entre su propósito de mantener los hábitos alimenticios que han venido sosteniendo a lo largo del año y guardarlos en un cajón para el año entrante. Es común en estas fechas comer de más y aumentar unos kilos de peso.

Dentro de las varias razones que tenemos para comer de más está desde luego el aspecto social, en el que la comida se vuelve un medio para compartir y celebrar; las bajas temperaturas, razón por la cual las personas experimentamos esa necesidad calórica, que nos lleva a consumir bebidas calientes, postres, a comer y cenar más de lo habitual, a consumir alcohol, etc.

De esta manera, la comida es también un acto de celebración y de autoprotección

Algunos animales como las focas acumulan durante el otoño grasa en su cuerpo para que les sirva de abrigo y reserva alimenticia durante el invierno

A pesar de ello, sabemos también que aspectos emocionales como el estrés, la ansiedad y la depresión, pueden llevarnos a comer en forma compulsiva.

El Desorden por Atracón conocido también como Binge Eating, es un trastorno alimenticio que como otros, tiene su origen en una combinación de factores psicológicos, biológicos y ambientales. De acuerdo a la Cleveland Clinic, este trastorno alimenticio es probablemente el más común y aunque la mayoría de quienes lo padecen son obesos, incluso la gente no obesa puede padecerlo. Quienes lo padecen, suelen provenir de familias en las que se come demasiado, y que utilizan la comida como un premio o calmante.

Las consecuencia de este consumo excesivo pueden ser diversas e ir desde malestar estomacal, problemas gástricos, pesadez, aumento de peso, hasta cuestiones más serias que pueden ameritan tener que ir al hospital y dejar de disfrutar estas fiestas.

 

Qué puedes hacer?

No comer durante estas fiestas resulta difícil e incluso podría resultarte poco adaptativo. Comer, como dijimos anteriormente, es una forma de celebrar y compartir, sin embargo, puedes seguir las siguientes recomendaciones para moderar tu ingesta:

  1. No consumas grandes ni por supuesto excesivas cantidades de comida, no llenes tu plato, sírvete pequeñas porciones.
  2. Mastica despacio, trata de disfrutar cada bocado. Para cuando te sientas satisfecho.
  3. Balancea tus comidas. Ya sea que tengas un desayuno, comida o cena fuera, procura que el resto de tus comidas ese día sean menores y equilibradas.
  4. Si consumes alcohol, limita su ingesta y consume agua mineral el resto de la reunión.
  5. Procura continuar con tu rutina de ejercicio.
  6. Duerme. Se ha demostrado que la falta de sueño contribuye a la ansiedad por comer, así como al aumento de peso.
  7. Pero sobretodo, enfoca tu atención no a la cantidad de calorías consumidas, ni a los kilos que ganarás con estas fiestas, sino a disfrutarlas plenamente, tomando conciencia del momento presente. 

 

En Transforma tu estrés, nos preocupamos por tu SALUD FISICA Y EMOCIONAL todo el año. Consúltanos