6 formas de ayudar a tus hijos a controlar el estrés en época de exámenes

6 formas de ayudar a tus hijos a controlar el estrés en época de exámenes

En época de exámenes, muchos estudiantes se someten a largas horas de estudio para aprobarlos. No obstante, la presión de los padres y profesores, así como la presión autoinducida por sacar buenas notas, pueden afectar su desempeño en las evaluaciones. Además de ver disminuido su rendimiento en las pruebas también podrían afectar su salud al no dormir, hacer uso de estimulantes para incrementar su atención, entre otros.

 

Lee Tu hijo no aprende? El estrés podría afectar su capacidad de aprendizaje

 

De ahí que sea importante, que tanto los padres como los maestros ayuden a sus estudiantes de todos los niveles a reducir el estrés y fomentar buenos hábitos, a fin de que su ejecución sea la adecuada. A continuación 6 formas de ayudar a tus hijos a controlar el estrés en época de exámenes:

 

  • Fomenta en tus hijos el hábito de estudiar a diario. Algo que todos sabemos pero poco practicamos. No es lo mismo estudiar cada día que querer absorber toda la información de golpe en una tarde. Además de su tarea diaria, enséñales a repasar cada día lo que han aprendido.

 

  • Provéeles de un lugar sin distracciones en el que puedan estudiar. Apaga la TV y el internet (a menos que requieran este último para realizar búsquedas) y enséñales a no estar en las redes sociales mientras estudian.

 

  • Ponles música. La música puede contribuir enormemente a potenciar la concentración y asimilación de contenidos. Procura la música clásica u otras formas de música instrumental diseñadas especialmente para aumentar los estados de alerta y concentración. Evita en esos momentos utilizar música con letra o música para relajarse. Así evitarás que se queden dormidos.

 

Lee Escuchar música en el trabajo mejora la creatividad y solución de problemas

 

  • Enséñales a respirar. La respiración es uno de los procesos más importantes en el buen funcionamiento de nuestro organismo. Respirar adecuadamente les permitirá lograr ese estado de atención pero no de alerta extrema.

 

Lee Dime cómo respiras y te diré como piensas y sientes

 

  • Haz que duerman. Sobre todo si son mayores, y se encuentran en secundaria, preparatoria o incluso universidad, es común y si alguna vez lo hiciste, sabrás que pasar la noche en vela estudiando no es la mejor opción. Si, quizá apruebes los exámenes, pero está demostrado que el procesamiento de información y la consolidación del aprendizaje se da justamente durante el sueño. Así que si quieres que tus hijos aprendan realmente, enséñalos a dormir de manera regular, aún en periodo de exámenes.

 

Lee Dormir o no dormir, ese es el dilema

Lee Cómo enseñar a tus hijos adolescentes a manejar el estrés

 

  • Vigila su alimentación. La comida chatarra y los azúcares interfieren con la capacidad de aprendizaje. El azúcar tiene un proceso metabólico que provoca un aumento de energía momentáneo y después un descenso abrupto y esa es la razón por la que para mantener esta energía necesitamos continuamente de azúcar hasta volvernos adictos. En el caso de los mayores, habla con ellos respecto del riesgo de las bebidas energizantes y los estimulantes. Suplementa su alimentación con fuentes de grasas saludables que optimizan el funcionamiento de su cerebro.

 

Lee Cómo saber si mi hijo podría estar consumiendo drogas

Lee Cómo alimentar tu cerebro para rendir al máximo

 

Por último, piensa: qué es lo que realmente te interesa? Todos queremos que nuestros hijos obtengan buenas notas, porque en muchos casos de ellas dependen que por ejemplo, puedan obtener una beca, pero si al final, tu hijo no es un alumno de 10 sino de 8, qué tan relevante es para ti? Enfócate en que tus hijos aprendan realmente algo importante, no te sobreenfoques en las notas: hazles saber que por sobre ellas, está su valor como persona.

 

En Transforma tu estrés nos interesa tu bienestar y el de los tuyos. Contáctanos!

Mejorar tu postura para reducir el estrés y alcanzar el éxito

Mejorar tu postura para reducir el estrés y alcanzar el éxito

Nuestra postura corporal puede tener un impacto significativo en nuestra forma de pensar, sentir e interactuar con los demás. De la misma forma que al estar bajo estrés nuestros músculos se tensan y podemos encorvarnos debido a la tensión o al dolor, de manera inversa podemos también disminuir nuestro nivel de estrés y aumentar nuestro bienestar y probabilidades de éxito si ponemos atención a nuestro lenguaje y postura corporal.

 

La psicóloga e investigadora de Harvard, Amy Cuddy con un par de colegas decidieron probar si el comportamiento no verbal de una persona antes de una evaluación podía mejorar el desempeño en la tarea evaluada, específicamente una entrevista de trabajo.

 

En este tipo de situaciones, muchas personas se encogen en sus sillas y presionan sobre sus teléfonos, adoptando posturas no verbales que pueden hacer que se sientan aún más impotentes (Carney, Cuddy y Yap, 2010) Pero que pasaría, se preguntó Cuddy si por el contrario las personas se estirarán y ocuparan más espacio?

 

Tanto para humanos como para primates no humanos, las posturas abiertas reflejan alto poder, mientras que las posturas contraídas o cerradas reflejan bajo poder. Pero no solo lo “reflejan” sino que en realidad lo “producen”: de acuerdo a diversas investigaciones adoptar poses de “alto poder” aumenta los sentimientos implícitos y explícitos de poder y dominación, la toma de riesgos, la orientación a la acción, la tolerancia al dolor y los niveles de testosterona, al mismo tiempo que reduce el estrés, la ansiedad y el cortisol.

 

Lee Cómo evitar que el estrés y el cortisol afecten tu cerebro

 

La adquisición de poder hace que los individuos se sientan más positivos, en control, y optimistas sobre el futuro, así como orientados a sus objetivos y con mayores probabilidades de tomar acción, permitiéndoles liberarse de las restricciones psicológicas para alcanzar su potencial.

 

Adoptar una pose de poder es una forma sutil de sentirse más poderoso

 

El objetivo de su investigación era probar si la postura corporal antes de una situación de evaluación -entrevista de trabajo – podía mejorar el desempeño de la persona en la misma, tratando de encontrar el mecanismo subyacente mediante dos posibles mediadores: la calidad del ‘speech’ como de la presentación.

 

Por Calidad del Speech entendieron el grado en que el mismo era inteligente, claro y bien estructurado e influía en las evaluaciones de los entrevistadores. Por Calidad de la Presentación entendieron el grado en que la presentación del speech era entusiasta, generaba confianza y era cautivadora para los entrevistadores. Partiendo de que la postura o pose podía mejorar ambas, reduciendo el estrés, la ansiedad y otras emociones negativas en una situación de evaluación y hacer presumiblemente la presentación de una persona más entusiasta, cautivadora y convincente.

 

Lee 10 razones por las que las personas optimistas consiguen empleo

 

De acuerdo a ésta y otras investigaciones el Perfil Hormonal de los líderes efectivos – altos niveles de testosterona y bajos niveles de cortisol – , está asociado a una disminución de los niveles de estrés, aumento en la sensación o sentido de control, así como un aumento en el compromiso y ejecución de tareas competitivas y en él, la postura podría jugar un importante rol.

 

Para este experimento, se reclutó a estudiantes de la Universidad de Columbia a los cuales se  adoptaron diversas posturas: expansivas, abiertas – poses de alto poder -, contraídas o cerradas – poses de bajo poder – y luego prepararon y pronunciaron un discurso a dos evaluadores como parte de una entrevista de trabajo simulada. Mientras posaban, se les pidió que observaran una presentación de fotos en la computadora y se les preguntó su opinión acerca de la gente que aparecía en las fotografías.

 

Posteriormente se les pidió que se imaginaran en una entrevista para su trabajo ideal y prepararan un speech de cinco minutos detallando sus fortalezas, aptitudes y la razón por la cual debían ser elegidos. Para reforzar su “poder”, se les pidió mantuvieran la pose durante cinco minutos. Tanto la preparación como la ejecución fueron videograbados. Al terminar, se pidió a los participantes que contestaran un cuestionario de tres ítems en el que se les preguntaba qué tan dominantes, en control y poderosos se sentían en una escala de 1 a 5.

 

Después del análisis estadístico, Cuddy y sus colegas demostraron que la postura o pose durante la preparación de la entrevista afectó la calidad de su presentación e influyó en las evaluaciones de los ‘jueces’ y la decisión de ‘contratación’. Quienes adoptaron las poses de alto poder versus quienes adoptaron las de bajo poder, parecieron mantener mejor la compostura, proyectaron más confianza y su presentación fue más cautivadora y entusiasta lo que los condujo a evaluaciones de desempeño más altas.

 

Este experimento demuestra que la conducta no verbal antes de una interacción también puede influir en cómo un perceptor evalúa y responde al actor, incluso cuando el perceptor no ha observado la presentación real no verbal. Investigaciones previas sugieren también que sonreír, hacer ademanes, asentir e inclinarse hacia delante durante una entrevista aumentan la probabilidad de que una persona sea seleccionada.

 

Conoce nuestro programa 7 habilidades para el bienestar en el que además de la conciencia corporal trabajamos otras 6 habilidades indispensables para mejorar tu desempeño en el trabajo y tu vida personal. 

 

Fuente:

Cuddy, Amy J.C., Caroline A. Wilmuth, and Dana R. Carney. “The Benefit of Power Posing Before a High-Stakes Social Evaluation.” Harvard Business School Working Paper, No. 13-027, September 2012.

Tips para reducir el estrés del regreso a clases

Tips para reducir el estrés del regreso a clases

El inicio de clases representa una serie de retos para educadores, alumnos y padres de familia. La vuelta a las aulas, deseada por algunos con interés y entusiasmo, para muchos supone volver a la rutina, a las tareas, deberes y obligaciones a fin de lograr los objetivos propuestos por los sistemas de educación. Facilitar el proceso de aprendizaje es una tarea ardua, en la que confluyen una serie de factores individuales, familiares y sociales. Tanto maestros como estudiantes, requieren ser capaces de sortear una serie de dificultades para alcanzar las metas educacionales.

Los maestros, por su parte, más allá de proveer determinadas asignaturas, requieren de conocer al alumno, identificar sus necesidades y estilo de aprendizaje, manejar la dinámica grupal, cumplir con los requerimientos impuestos por la institución y el sistema educativo, entre muchas otras capacidades. Las altas demandas que sobre esta profesión existen, así como en algunos casos la falta de recursos para responder a tales demandas, hacen que sean estos una de las profesiones en las que el ESTRES y el BURNOUT o Síndrome del Trabajador Quemado estén presentes.

Por su parte, los niños y jóvenes hoy día también se enfrentan a distintos retos y dificultades en el ámbito escolar. Levantarse temprano, volver a la rutina, hacer los deberes, las actividades extracurriculares hasta los problemas de aprendizaje y atención, el bullying, entre otros, forman parte de lo que deberán enfrentar con apoyo de sus padres. El estrés a edades tempranas, es también en la actualidad motivo de atención en la consulta psicoeducativa.

Por lo anterior, estas son algunas recomendaciones para reducir el estrés del regreso a clases para maestros, niños y padres de familia:

 

PARA MAESTROS

  • PROCURA LA DIVERSION EN EL AULA. Comparte con tus alumnos bromas, historias y juegos mentales. Harás que tus estudiantes se mantengan interesados y promoverás un ambiente propicio para el aprendizaje.
  • CUIDA TU SALUD. Es importante como en cualquier profesión que comas a horas regulares, duermas suficiente (aunque tengas mucho que calificar) y realices una rutina diaria de ejercicio.
  • APRENDE ALGO NUEVO Y COMPARTELO. No solo te servirá a ti el adquirir nuevos conocimientos, sino que también enriquecerá tu trabajo así como a tus estudiantes
  • AYUDA A OTROS. Comparte también tu conocimiento con otros profesores del colegio en el que trabajas. Si quieres ampliar tu red de ayuda, crea un blog y escribe de manera regular. Esto también te ayudará a poner en orden tus ideas.
  • HAZLE EL DIA A ALGUIEN. Usualmente los padres de familia reciben llamadas del colegio cuando algo malo ha sucedido con su hijo. Llama a un padre de familia para decirle lo mucho que ha progresado sin hijo, y descubre el efecto que puede tener este acto tan simple. Puedes también enviar una nota de agradecimiento o tener un pequeño detalle con tu administrador o supervisor.
  • SONRIE. Intenta sonreír aun cuando no te sientas especialmente alegre. La sonrisa tiene un efecto muy poderoso y tus estudiantes te sonreirán de vuelta.
  • REDECORA. Procura que el aula sea un sitio agradable y cómodo para trabajar.
  • CONFIA MAS EN TUS ALUMNOS. Haz del proceso de aprendizaje un proceso dinámico, haz que estos se involucren y participen.

Te recomendamos ingresar a sitios como edutopia. org donde encontrarás estas y otras recomendaciones útiles para tu trabajo.

 

PARA ALUMNOS Y PADRES DE FAMILIA

  1. DATE A TI Y A TUS HIJOS UNOS DIAS PARA RETOMAR LA RUTINA. Los niños más pequeños requerirán generalmente mayor tiempo para lograrlo. Se paciente y tolerante.
  2. SE TOLERANTE. Si es su primera vez en el colegio, la angustia de separación puede también requerir de tiempo para superarlo. Te sorprendería saber que muchas mamás se angustian más que los propios hijos cuando los dejan en la escuela?
  3. MANTEN COMUNICACION CON LA ESCUELA Y MAESTROS. Si trabajas, el suscribirte a la página del colegio y darte de alta en la lista de correos te mantendrá informada de los sucesos generales. La mayoría de las escuelas tienen horarios para atender a los padres, obtén una cita, aclara dudas y crea una relación positiva con los maestros de tus hijos. Los maestros, además de serlo, son seres humanos como tú.
  4. FAMILIARIZATE. Si cambiaste a tus hijos de escuela en este ciclo escolar, es importante que tanto tus hijos como tu se familiaricen con las reglas y puedan hacer nuevas amistades. En la medida en que tus hijos lo logren, el nuevo ambiente les será menos amenazante.
  5. RELAJATE. Al menos la primera semana suspende las clases vespertinas.
  6. PROVEE a tus hijos de un espacio cómodo y tranquilo para hacer sus deberes escolares. Sea que tu estés presente, o sea otra persona, no prendan la televisión, y recuerda: la tarea es del niño, no tuya (o de la persona a cargo de su cuidado).
  7. PROCURA si trabajas, hablar con ellos durante el trayecto a la escuela, a la hora de la comida y en todo momento posible. No te limites a hacer preguntas sobre si cumplió o no con su tarea, interésate más en saber cómo se siente, que observa, y que sucede alrededor de él o ella.
  8. HABLA con tus hijos respecto a la utilidad de lo que están aprendiendo en ese momento. El aprendizaje significativo ocurre cuando al educando le hace sentido “eso” que está aprendiendo en su vida diaria.
  9. PREPARA o pide a quien te ayude prepararles un lunch nutritivo. La comida chatarra, no solo contribuye a la obesidad, sino también afecta su rendimiento intelectual.
  10. HAZ QUE DUERMAN TEMPRANO. Aunque quieras “disfrutarlos” por la noche porque trabajaste todo el día, dormir suficientes horas favorece también su capacidad de aprendizaje. Los niños pequeños deben dormir 10-11 horas y los más grandes 8-9 horas.
  11. Y por supuesto, técnicas de relajación como la respiración diafragmática y la relajación muscular progresiva, así como ejercicios para fortalecer su atención y memoria pueden ser enseñadas a niños y jóvenes para controlar el estrés y mejorar su desempeño en el aula.

 

En Transforma tu estrés te apoyamos en este regreso a clases. Consúltanos.

10 razones por las que las personas optimistas consiguen empleo

10 razones por las que las personas optimistas consiguen empleo

Aunque la infelicidad o insatisfacción puede llevarnos a mejorar nuestra situación profesional y/o cambiar de empleo, lo cierto es que no siempre podría ser la mejor ruta para conseguirlo.

Así lo señala Michelle Gielan, quien reconoce que la infelicidad la llevó de sus trabajos anteriores como ingeniera en computación y presentadora de noticias de una importante cadena televisiva a su actual trabajo como investigadora en Psicología Positiva.

Pero “la misma infelicidad que nos puede llevar a buscar algo mejor, podría no servirnos igual en el mantenimiento de ese propósito”. “Desde un punto científico, una visión positiva y optimista es mejor combustible para el viaje que la insatisfacción o negatividad para poder empezar un nuevo camino en primer lugar”.

Pensar de manera positiva nos “empodera” en los tiempos difíciles, impulsándonos a tomar acciones positivas. Las personas optimistas:

 

  1. Generalmente esperan que cosas buenas sucedan de cara a las adversidades que enfrentan
  2. Creen que su conducta y actitud son determinantes para crear cambios positivos
  3. Toman acción más rápidamente para encontrar empleo
  4. Creen que los eventos negativos son temporales
  5. Actualizan sus currículums, utilizan plataformas como LinkedIn y hacen networking con colegas anteriores para buscar una oportunidad
  6. Son entusiastas
  7. Durante el proceso de entrevista, las personas optimistas lucen más atractivas y capaces y se enfocan en los aspectos energéticos del trabajo y las áreas en las cuales tienen ellos control
  8. En estas entrevistas, se enfocan y ofrecen soluciones en lugar de solamente discutir los problemas que su entrevistador les presenta
  9. Cuando consiguen trabajo, las personas optimistas se “queman por el trabajo” cinco veces menos que sus contrapartes pesimistas y son tres veces más comprometidos con sus nuevos trabajos
  10. Si se dedican a las ventas, pueden llegar a vender hasta 37% más que sus contrapartes

 

Por si fuera poco, las personas optimistas hacen más dinero en el curso de sus carreras y están más satisfechos con el camino que han elegido.

 

Algunas recomendaciones si te encuentras en búsqueda de empleo:

 

  • Escribe una nota a tus entrevistadores agradeciendo la oportunidad de haber sido entrevistado.
  • Identifica y controla pensamientos negativos y auto-devaluatorios. Estos no te ayudarán a conseguir empleo.
  • Ensaya. Practica tus entrevistas, grábate y pule tus presentaciones, identificando de manera objetiva tus áreas de oportunidad. La práctica hace al maestro.
  • Aprende técnicas que te permitan controlar el estrés durante tus entrevistas. Respirar agitadamente, mostrarte tenso o sudar excesivamente pueden no solo causar una mala imagen en tu entrevistador, sino que además no te permitirá mostrar tus talentos.
  • Se flexible. Aunque una nueva oferta no sea lo que esperabas, considérala y analiza qué nuevas oportunidades te ofrece. Ve lo positivo en cada oferta que se te presente.

 

En Tranforma tu Estrés creemos que la resiliencia el optimismo son habilidades que pueden ser desarrolladas para conseguir empleo y cualquier otra meta que te propongas. Consúltanos

 

Traducido y adaptado de Optimists Are Better at Finding New Jobs

Hacer florecer la resiliencia en nuestros hijos

Hacer florecer la resiliencia en nuestros hijos

La resiliencia es una capacidad que debemos hacer florecer a temprana edad. Parte de ser resilientes, es adoptar una visión positiva de los retos que tenemos que enfrentar.

Un reciente artículo publicado por Edutopía llamado Positive Brains are Smarter Brains, señala que orientar a los menores a adoptar una actitud más positiva respecto de sus deberes escolares, podría persistir hasta la adultez: los adultos que tienen una visión positiva de los retos que tienen que enfrentar, son más productivos, motivados y tienen una probabilidad mayor de alcanzar sus objetivos en el trabajo.

Aunque nuestra tendencia al optimismo está determinada genéticamente en un 50%, el otro 50% depende de tres aspectos fundamentales: lo que pensamos sobre nosotros mismos, nuestra conducta -ser optimista no solo consiste en pensar positivamente, sino también en ACTUAR positivamente- y lo que hacemos para estimular la producción de neurotransmisores – la actividad física es la mejor forma de hacerlo, de ahí que ésta sea tan importante a cualquier edad, pero sobre todo en la edad escolar-.

Hay tres elementos clave de acuerdo a este artículo para orientar a los menores a los resultados positivos del aprendizaje:

Control – Ser conscientes de sus pensamientos y emociones. Cultivar en ellos la capacidad de reconocer las distracciones o la negatividad, y asumir el control de mantenerse enfocados en su objetivo.

Influencia – Reconocer todas las influencias que pueden recibir del exterior, tanto positivas como negativas, y enseñarlos a elegir y enfocarse en aquellas que refuercen su visión positiva del proceso de aprendizaje y resaltar la importancia del esfuerzo y trabajo duro. Con frecuencia, señala la nota, los estudiantes piensan y se dicen así mismos “no soy bueno para esto”; hay que contrarrestar estas auto-afirmaciones negativas, destacando la importancia de la práctica y la confianza en sí mismos.

Reconocimiento – El optimismo no está peleado con la verdad. Reconocer las áreas sobre las cuales efectivamente se tiene poco control y redireccionar la atención hacia las áreas sobre las que SI se tiene control. Por ejemplo, los estudiantes pueden reconocer que no son buenos para una asignatura y trabajar en ello, pero también reconocer que son buenos para otras y no solo centrarse en la primera.

El optimismo y la resiliencia, son claves para el desarrollo de las futuras generaciones, no solo en lo académico, sino en todas las áreas de la vida. A continuación, una lista de 10 cosas para hacer florecer esta capacidad:

  1. No hagas lo que tu hijo es capaz de hacer por el mismo. Por ejemplo, cuando tu hijo es capaz de comer o vestirse por el solo, permítele desarrollar su autonomía.
  2. Trata a tu hijo como el que puede llegar a ser. Velo como una persona exitosa, capaz. “No lo pobretees”, ayúdale a crear una autoestima positiva.
  3. No te metas en sus adversidades. Resolver las dificultades que se le presentan, como los deberes escolares es clave para su resiliencia. Si se cae, permítele levantarse, no corras inmediatamente a levantarlo.
  4. Ayúdalo a reconocer sus talentos y capacidades, identificando aquellas cosas para las que es bueno y apóyalo para que pueda potenciar estas habilidades, por ejemplo, la práctica de un deporte.
  5. Enséñale a tolerar la frustración y a canalizar su energía de manera positiva, por ejemplo, a manejar su enojo en forma constructiva. No solamente le digas cómo, pon tu el ejemplo.
  6. Enséñale a llenar su “tanque” de manera positiva; es decir, a sentirse satisfecho consigo mismo por medio del ejercicio, la lectura o a través de hacer algo positivo por los demás. Como padres de familia, es importante también hacer sentir a nuestros hijos que son importantes poniéndoles atención.
  7. Enséñale el valor de la responsabilidad; tanto en la escuela como en el hogar, los niños que asumen una responsabilidad acorde a su edad, confían en sus capacidades y son más seguros.
  8. Ayúdale a ser consciente, no solo de las consecuencias de su conducta, sino también de vivir conscientemente a cada momento, a disfrutar la vida.
  9. Ayúdale a crear una relación positiva con su entorno, enseñándole a ser amable y a tratar con respeto a los demás. Desafortunadamente, muchos padres enseñan a sus hijos a pegar y a defenderse porque de acuerdo a su creencia, esa es la única manera de sobrevivir.
  10. Cultiva la esperanza y el optimismo, enseñándole a reconocer las cosas positivas que ocurren en su vida haciendo un recuento al final de cada día de todo lo bueno que le ha sucedido.

En Transforma tu Estrés nos centramos y te ayudamos a ti y a los tuyos a convertir las dificultades en retos y oportunidades de crecimiento y desarrollo. Contáctanos.

Qué es y cómo prevenir la depresión estacional

Qué es y cómo prevenir la depresión estacional

El SAD o Desorden Afectivo Estacional (Seasonal Affective Disorder) es un tipo de depresión que ocurre normalmente durante la estación de invierno, la cual parece ser causada por la reducción de horas de luz durante esta época del año. Ocurre principalmente en países o regiones donde el invierno trae consigo días más cortos y noches más largas como el Norte de Europa, Estados Unidos, Canadá, la Unión Soviética y Japón, países en los que entre el 5 y 10% de la población puede sufrir de síntomas severos y es menos común en áreas cercanas al Ecuador como Florida, Sudáfrica o Uruguay.

 

Los síntomas comunes del SAD son los siguientes:

  • Cambios en el apetito, principalmente antojo de cosas dulces o harinas
  • Aumento de peso
  • Descenso del nivel de energía
  • Fatiga
  • Dormir más de la cuenta
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad y ansiedad
  • Aumenta la sensibilidad al rechazo social

 

Algunas teorías señalan la posibilidad de que los neurotransmisores, encargados de transmitir la información a nivel cerebral, en las personas que padecen este trastorno se encuentren afectados.

 

Por supuesto, no hay que descartar la existencia de factores psicosociales asociados a estas y otras formas de depresión, particulares en esta época: el significado de las fiestas, y con ellas una serie de actividades (reuniones con la familia y amigos, compras, etc.) que para algunas personas pueden ser poco  gratificantes o carentes de interés. Es una época también, en la que se hace un recuento del año y aumenta el consumo de alcohol, señala la Dra. Mendieta del Instituto Nacional de Psiquiatría.

 

¿Cómo afecta el SAD la productividad?

A pesar de no existir estudios concluyentes, parece existir una disminución de la productividad asociada a la depresión invernal, la cual afecta la capacidad para trabajar y funcionar en general. Quienes lo padecen, muestran una marcada pérdida de interés o placer por las cosas que anteriormente lo tenían (por ejemplo salir a hacer ejercicio), y cambios en el nivel de energía, patrones de sueño y peso corporal.

 

En su modalidad menos severa, el llamado Winter Blues, este tipo de depresión, puede llevar a las personas a sentirse menos creativas, ligeramente menos productivas o entusiastas respecto a los eventos sociales, con una ligera disminución de su nivel de energía o discreto aumento de peso, pero su trabajo y su funcionamiento en general permanecen estables.

 

¿Cómo puedes prevenir o minimizar sus efectos?

  1. Maximizando tu exposición a luz natural (solar), siempre con protector solar, pues en esta época, la radiación suele ser más intensa a medio día.
  2. Manteniendo las cortinas de tu oficina, espacio de trabajo o casa abiertas.
  3. Si las condiciones de clima lo permiten, utiliza tus pausas en el trabajo para salir a caminar al aire libre.
  4. Adopta o mantén hábitos de alimentación saludables, con énfasis en el consumo de fuentes naturales de vitamina c y a (principalmente en cítricos como la naranja, toronja, mandarina y otros frutos como la guayaba y el kiwi, fresas, zarzamoras, arándanos, papaya, melón y piña, y verduras como espinacas, brócoli, coliflor, pepino, tomates, lechuga, etc. ) lo cual fortalecerá tus vías respiratorias.
  5. Continua con tu actividad física regular, ya sea en espacios abiertos o si prefieres cerrados
  6. Procura dormir de manera regular (no menos de 7 horas ni más de 10). Dormir excesivamente afecta también los patrones regulares de sueño y contribuye a la depresión.
  7. Aprovecha los brindis y fiestas familiares para reunirte con tus seres queridos. Limita tu consumo de alcohol y evita las confrontaciones y discusiones.
  8. La Neuroterapia puede ser de gran utilidad  para combatir la depresión

En Transforma tu Estrés nos ocupamos de tu bienestar todo el año. Consúltanos.