La música ha sido reconocida desde siglos atrás por su efecto en la conducta de los seres humanos. En La Música y sus beneficios para la salud nos referimos también al poder incluso curativo que tiene ésta para reducir el estrés, la ansiedad, disminuir la depresión y el dolor e incluso en la salud física.

 

Pero qué hay de la productividad? Puede ser la música un elemento que favorezca la productividad en las organizaciones?

 

Algunas investigaciones sugieren que la música puede afectar el desempeño en el trabajo debido al impacto positivo que tiene en nuestro estado de ánimo: cuando la música evoca un estado de ánimo placentero las personas parecen desempeñarse mejor e incluso parece contribuir a la solución creativa de problemas.

 

Lo anterior fue observado en personas que trabajaban como desarrolladores de sistemas computacionales, quienes manejaban altos niveles de estrés en distintas fases de su trabajo, el cual se manifestaba en forma de ansiedad extrema y depresión, lo cual evidentemente afectaba su trabajo. Un investigador sostiene que este tipo de trabajo es particularmente vulnerable a errores atribuibles al ESTRES, quien descubrió que hasta un 42% de los errores o fracasos en el diseño eran atribuibles al mismo!

 

Escuchar música antes y durante el trabajo de programación parece disminuir los niveles de ansiedad, pero no solo eso: la música parece aumentar la POSITIVIDAD, EL ESTADO DE ALERTA Y LA CAPACIDAD DE FOCO O ESTAR PRESENTE.

 

La música parece también actuar como ansiolítico cuando las personas tienen que preparar una presentación oral, reduciendo la presión arterial y el ritmo cardiaco, y tener efecto en la conducta de los individuos actuando como relajante, pero esto parece guardar relación con las preferencias musicales,  la familiaridad y/o experiencias previas.

 

Pero las diferencias individuales parecen también ser un factor importante en el impacto que tiene la música sobre la productividad. En otro estudio con controladores de tráfico aéreo, se les evaluó en cuanto a rasgos de ansiedad y extroversión/intraversión y se les realizó un diagnóstico de estrés previo a la experimentación. Tanto en quienes escucharon música como quienes trabajaron en silencio se observó una disminución en sus niveles de estrés, sin embargo, en aquellos con niveles altos de ansiedad e introversión no pareció producirse este efecto.

 

La hipótesis parece ser que entre más se escuche o incluso se produzca música, es mayor la reacción emocional o sensibilidad a la misma.

 

Los investigadores señalan que el famosísimo y controvertido Efecto Mozart sobre el cual se cree hace a las personas más inteligentes,  tiene en realidad un impacto moderado en el razonamiento espacial, y por otro lado, mientras que altos niveles de estrés y/o ansiedad provocan una disminución del desempeño cognitivo, la mejora en el estado de ánimo que presumiblemente podría derivar del escuchar este tipo de música se asocia también a una mejora en las tareas de solución de problemas.

 

Y si nos referimos al campo médico, las investigaciones señalan que no solos los pacientes que ingresan a una cirugía se benefician de la música, sino que también los cirujanos se relajan cuando escuchan música mientras realizan su trabajo, y “lo que es bueno para el médico, es también bueno para el paciente”.

 

 En Transforma tu Estrés, ayudamos a las personas y organizaciones a elevar su bienestar y productividad, consúltanos.