Nuestros pensamientos pueden ser una fuente de estrés muy importante. Darle vueltas a la misma situación una y otra vez o anticipar una situación negativa o incluso catastrófica, puede hacer que nuestra frecuencia cardiaca aumente, experimentemos dificultad para respirar, empecemos a sudar y otras señales de estrés en nuestro cuerpo.

 

Lee Qué es el Biofeedback y cómo ayuda a controlar el estrés 

 

En el largo plazo, estos signos de estrés provocan cambios tanto en nuestra fisiología como en nuestro estado de ánimo y conducta. Se sabe por ejemplo, que el estrés crónico puede conducir a la depresión pues también provoca cambios a nivel cerebral. De ahí la importancia que tiene aprender a controlar nuestros pensamientos.

 

Lee 10 cosas que quizá no sabías acerca de la depresión 

 

Qué es la rumiación

 

La rumiación es una de las formas más pervasivas de pensamiento, y consiste precisamente en darle vueltas una y otra vez a una o varias situaciones que se convierten en el foco de nuestra atención.

 

El origen de esta palabra proviene de la forma en que ciertos animales, por ejemplo las vacas, comen, almacenando la comida parcialmente digerida en una parte de su estómago – preestómago – llamado rumen, para volver a ella después y seguirla masticando lentamente.

 

A diferencia de estos mamíferos para los que rumiar puede ayudarles a digerir mejor la comida, para los seres humanos, rumiar acerca de algo no nos ayuda a procesarlo de mejor manera y por el contrario, puede alimentar y prolongar los pensamientos de tipo depresivo. De hecho, la rumiación puede contribuir a la depresión de diferentes maneras:

 

  • Las personas que rumian tienden a enfocarse en lo negativo, tanto en la manera de recordar los eventos del pasado como en su percepción de los eventos actuales. También con frecuencia, suelen ver el futuro de forma negativa. Este tipo de pensamientos afecta sus emociones, haciéndoles sentir más deprimidos acerca de sus vidas.
  • La rumiación afecta nuestra capacidad para resolver problemas, porque crea sentimientos negativos los cuales nublan nuestro juicio. Incluso aún cuando pudiéramos encontrar la solución a un problema, la rumiación nos crea sentimientos de duda, los cuales nos impiden llevar a cabo nuestros planes.
  • La rumiación disminuye nuestra motivación para mejorar nuestra situación, porque al final es un proceso mental que demanda mucha energía.
  • Por último, nos aleja del apoyo de los demás, debido a nuestra incapacidad para ver hacia adelante y pensar que nuestros problemas tienen solución, lo cual también puede ser frustrante y desgastante para quienes nos rodean.

 

Hoy día, la terapia cognitivo conductual y la medicación resultan el tratamiento por excelencia para reducir la ansiedad y la depresión. En la terapia cognitivo conductual, los pacientes analizan el contenido de sus pensamientos para determinar su validez y lo someten a una “prueba de realidad”. La terapia metacognitiva por su parte, se enfoca en reducir el proceso rumiativo.

 

Lee Un tipo de sangre podría determinar la efectividad de un antidepresivo 

 

Aprender a manejar la rumiación parece ser clave en el tratamiento de la depresión. Así lo demostraron investigadores del departamento de Psicología de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU) quienes mostraron en su estudio que aprender a reducir la ruminación resulta de gran utilidad para pacientes con síntomas depresivos.

 

Los pacientes involucrados en el estudio fueron tratados en un periodo de diez semanas. Después de seis meses, 80 por ciento de ellos habían logrado una recuperación completa de su diagnóstico de depresión.

 

La ansiedad y la depresión, señala uno de los investigadores, dan lugar a pensamientos negativos difíciles y dolorosos. Muchos pacientes piensan sobre sus errores, fracasos pasados ​​u otros pensamientos negativos.

 

La terapia metacognitiva aborda los procesos de pensamiento, más que el contenido del pensamiento.

 

Los pacientes con depresión “piensan demasiado”. A esto le llamamos rumia depresiva. En lugar de rumiar tanto sobre los pensamientos negativos, la terapia metacognitiva ayuda a los pacientes a reducir los procesos de pensamiento negativo y ponerlos bajo control. Al tomar conciencia de lo que sucede cuando comienzan a rumiar, los pacientes aprenden a tomar el control de sus propios pensamientos.

 

De acuerdo a este investigador, los pacientes fueron gratamente sorprendidos por este tipo de tratamiento ya que pensaban que tenían que hablar de todos sus problemas para llegar al fondo de ellos, pero “en lugar de ello tratamos de descubrir como su mente y proceso de pensamiento funciona”

 

No puedes controlar lo que piensas, pero puedes controlar cómo respondes a lo que piensas.

 

El investigador apunta al hecho de que en diversos estudios sobre depresión previos no utilizaron ningún grupo de control. Puesto que la depresión a menudo se resuelve con el tiempo, la falta de un grupo control hace difícil saber si un tratamiento fue exitoso, o si la depresión se resolvió naturalmente.

 

Una gran cantidad de tratamiento de la depresión dominante muestra una alta tasa de recurrencia. De 100 pacientes, la mitad recaen después de un año, y después de dos años, 75 de los 100 sufren una recaída.

 

“La tasa de recaída en nuestro estudio es mucho menor. Sólo un pequeño porcentaje sufrió una recaída depresiva “, dice.

 

Podría convertirse en el tratamiento estándar

 

La Universidad de Manchester en Inglaterra ha desarrollado el enfoque de la terapia metacognitiva en los últimos 20 años, como una forma de terapia cognitiva. Estudios más pequeños en esta universidad han demostrado que el tratamiento ha tenido gran eficacia en el tratamiento de la depresión. Un estudio similar, que pronto se publicará en Dinamarca, ha mostrado los mismos resultados positivos.

 

Los investigadores esperan que la terapia metacognitiva se convierta en la forma más común de tratar la depresión en Noruega.

 

“Cuando las pautas nacionales para el tratamiento de la depresión cambiaron hace cinco o seis años”, dice “la terapia metacognitiva no había sido probado empíricamente”. Dado los resultados de los estudios,  los investigadores recomiendan que los profesionales en el campo consideren esta forma de terapia como la primera opción para tratar la depresión en personas que sufren de este trastorno mental.

 

En Transforma tu estrés consideramos que la salud es un factor clave para el logro de tus objetivos y ponemos a tu disposición distintas herramientas para ayudarte. Contáctanos

 

 

 

Referencias:

What Is Rumination and How Can You Avoid It?

Tackling Depression By Changing the Way You Think