Imagina que te encuentras en una discusión importante, o que recibes una llamada o un mensaje para el cual todavía no estás preparado para dar una respuesta. O que te acaban de chocar tu automóvil. Automáticamente, puedes sentir como aumenta tu frecuencia cardiaca (en situaciones extremas como una taquicardia), empiezas a sudar, puedes sentir dificultad para respirar y tensión en alguna parte de tu cuerpo.

 Estas reacciones de las cuales puedes estar o no consciente, forman parte de la respuesta de estrés.

En realidad, la gravedad de estos síntomas no se relaciona con el hecho de que los experimentes en un momento en particular, sino que en el largo plazo, estos mecanismos que se disparan una y otra vez traen consigo importantes complicaciones y cuadros tales como enfermedades cardiovasculares, infartos, cefaleas y dolor crónico, entre otras.
Para ilustrar los efectos del estrés en tu cuerpo, imagina un automóvil o equipo de cómputo encendido día y noche. En el caso del auto, el combustible se agota, lo mismo que la batería (esto último le ocurrirá también a tu equipo de cómputo). A la larga, el rendimiento de estos equipos será menor. Lo mismo te ocurre cuando te encuentras bajo estrés crónico o permanente.
Un problema adicional con el estrés, es que muchas personas no están conscientes de cuan estresadas pueden estar. Normalmente este “darse cuenta” sucede cuando el “automóvil empieza a fallar”, cuando su cuerpo y su mente empiezan a mostrar signos de desgaste, cuando piensan que “quizá sea el estrés”.

Para controlar el estrés, el primer paso es darse cuenta y después aprender a controlar.

Qué es y para qué sirve

  • El Biofeedback (o Biorretroalimentación) es una herramienta que permite a las personas  aprender no solo a identificar los signos propios de la respuesta de estrés, como el aumento del ritmo cardiaco, la sudoración o la tensión muscular, sino también aprender como controlarlas mediante el uso de estrategias que le ayudan a modificar sus estados mentales y con ello, a lograr cambios en su fisiología.
  • El Biofeedback, se basa en la evidencia empírica de que la mente y el cuerpo están interconectados. Esto significa que si la persona es capaz de reconocer y controlar las emociones que dañan a su cuerpo, también puede controlar los procesos de su cuerpo afectados por el estrés.
  • Una de las mayores ventajas del Biofeedback, es que es la persona misma, utilizando sus propios recursos, quien logra modificar sus propios patrones, sin hacer uso de medicamentos u otro tipo de tratamientos. No genera efectos secundarios adversos.

Cómo funciona

  • El Biofeedback, hace las veces de un espejo, a través del cual la persona se “observa” o hace conscientes algunos de los procesos de su fisiología de los cuales no está normalmente consciente.
  • El entrenamiento con Biofeedback se da mediante la retroalimentación visual o auditiva. Por ejemplo, cuando la persona está relajada, el equipo muestra una luz verde, un sonido brillante o una señal para recompensarlo. Eso es lo que los psicólogos llamamos condicionamiento.  Pero, si la persona se estresa, la luz se pone roja, y el sonido se torna grave. Esta es una señal para la persona y el profesional, para hablar sobre los pensamientos y las emociones que están produciendo esos cambios.
  • Una vez que la persona ha aprendido a controlar su fisiología, puede emplear dichas Estrategias en cualquier momento: en medio de una junta, del tráfico, o antes de ir a dormir. Las habilidades adquiridas mediante el uso del Biofeedback pueden ser transferidas a cualquier situación que la persona desee.

Por donde iniciar

  • Dependiendo de la evaluación inicial (Stress Assessment o Perfil de Estrés),  el entrenamiento puede orientarse, a disminuir la tensión muscular característica de las personas sometidas a estrés constante, la cual se manifiesta comúnmente en dolores de espalda, cefaleas, migrañas, etc; a enseñar a la persona a elevar su temperatura y controlar la sudoración excesiva, otros signos comunes de estrés, e incluso a controlar la motilidad o movimiento intestinal.
  • Con frecuencia, el entrenamiento en Biofeedback suele iniciar enseñando a las personas a respirar adecuadamente, algo que para algunos puede resultar obvio y natural, no lo es.  Respirar profunda y lentamente es una de las técnicas más utilizadas para el control de estrés, pero es necesario que la persona aprenda a hacerlo correctamente.
  • Mas adelante, si la persona aprende a sincronizar su respiración con su frecuencia cardiaca y más específicamente, con la variabilidad de su ritmo cardíaco, entra en un estado denominado Coherencia Fisiológica, que es un estado de armonía para el cuerpo. En la actualidad, la Variabilidad de la Frecuencia Cardiaca, es uno de los indicadores que ha despertado gran interés pues se considera predictor de salud cardiovascular, entre otros.
  • Una vez que la persona ha aprendido a controlar el estrés, el siguiente paso consiste en potenciar su desempeño – Peak Performance-. Esta es una opción que utilizan los ejecutivos de negocios y deportistas de alto rendimiento.

Otros beneficios

 El Biofeedback ha demostrado un elevado nivel de efectividad para el tratamiento de diferentes trastornos entre ellos los de ansiedad y el trastorno por estrés postraumático, depresión y el déficit de atención, entre otros.

En Transforma tu estrés ponemos éstas y otras herramientas para controlar el estrés y mejorar tu salud y rendimiento a tu disposición, contáctanos!