La respiración, una función natural de nuestro organismo, es como cualquier habilidad que requiere ser entrenada para obtener sus múltiples beneficios. En particular, la respiración diafragmática o abdominal es la forma de respiración que utilizamos cuando somos bebes. Si ves a un bebé dormido, verás que con cada respiración su pancita se infla y se desinfla. Esta es la respiración, que debemos utilizar si queremos controlar la ansiedad y el estrés y aprender a relajarnos.

 

Por el contrario, cuando estamos bajo estrés, solemos respirar en forma acelerada, irregular y superficial, lo cual puede llevarnos a hiperventilar, es decir, a inhalar más aire del que podemos exhalar. A este tipo de respiración poco profunda se le conoce también como respiración torácica.

 

Si aprendemos a manejar la respiración en un nivel más profundo, pero además lo hacemos de manera armónica y rítmica, conseguimos los siguientes beneficios:

 

  1. Activar la respuesta parasimpática, es decir, nuestra capacidad para relajarnos, en casos de estrés y ataques de ansiedad o pánico.
  2. Aumentar nuestro bienestar en general y nuestro nivel de energía.
  3. Mejorar nuestro sistema inmune y circulatorio, que como sabemos se ven afectados bajo estrés crónico.
  4. Fortalecer el diafragma, lo cual permite un flujo más efectivo de oxígeno a nivel de los pulmones, haciendo más fácil la respiración, algo particularmente útil para las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  5. Para los cantantes como para los atletas de alto rendimiento, respirar más profundamente es también clave en su desempeño.
  6. Por medio de la respiración puedes incluso regular tu ritmo cardiaco e incrementar algunas de tus frecuencias a nivel cerebral.

 

La respiración diafragmática puede ser entrenada con ayuda del biofeedback, una técnica que te permitirá lo siguiente:

  • Darte cuenta como respiras en la actualidad
  • Aprender cómo realizar respiraciones más profundas
  • Ejercitar la respiración diafragmática vs la respiración torácica
  • Modular la velocidad a la que respiras

El biofeedback ofrece además una retroalimentación “en tiempo real” que permite observar y medir el desempeño, permitiendo a los entrenandos la AUTORREGULACIÓN. Una vez que has aprendido la respiración diafragmática con ayuda del biofeedback, puedes hacerlo por tu cuenta en cualquier momento y como parte de tu rutina diaria.

 

El Biofeedback es una herramienta que te permite no solo respirar adecuadamente y relajarte sino que ha mostrado su efectividad en el tratamiento de diferentes condiciones como la ansiedad, el déficit de atención, el dolor crónico, cefalea, hipertensión, síndrome de Raynaud, entre otros. El Biofeedback es un procedimiento no invasivo que hoy día se considera parte de la medicina “regular”.

 

En Transforma tu Estrés, utilizamos estas y otras tecnologías de punta, y las ponemos al servicio de tu salud.