La técnica de atención o conciencia plena (Mindfulness) es un método desarrollado a finales de los setentas por Jon Kabat Zinn en la Universidad de Massachusetts que significa mantener nuestra atención en el momento presente: nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras sensaciones corporales y nuestro entorno, sin juzgar o evaluar, únicamente reconociéndolos.

La atención o conciencia plena, puede lograrse a través de prácticas como la meditación, pero como señala Kabat Zinn, no es la única manera: es vivir tu vida, cada momento, haciendo de cada uno de ellos, un momento especial, único.

Qué beneficios tiene

La práctica de la atención o conciencia plena nos beneficia en muchos aspectos:

  • Fortalece el sistema inmunológico, aumentando nuestra resistencia a las enfermedad
  • Reduce nuestros pensamientos negativos y en sentido inverso, contribuye al pensamiento y a las emociones positivas
  • Reduce el ESTRES
  • Modifica nuestro cerebro. Incrementa la densidad de materia gris, en regiones del cerebro, asociadas al aprendizaje, la memoria, la regulación emocional y la empatía
  • Mejora nuestra atención y FOCO

Cómo podemos practicarla

La atención o conciencia plena, no requieren de “sentarse en flor de loto” como sugiere su creador, ni de una vestimenta u ocasión especial. Algunas de nuestras sugerencias para practicarla son:

1. Al despertarte, tomate unos minutos en la cama para hacerlo. Empieza por reconocer la posición en la que has despertado, la temperatura del cuarto, tu propia temperatura; recorre tu cuerpo sintiendo tus pies, tus piernas, tu abdomen, tu pecho, tu espalda, tus brazos, tus hombros, cuello y cabeza. Si has dormido bien, pon atención a esa sensación de haber descansado y al sentimiento de estar en calma.

2. Durante el baño, puedes igualmente tomar conciencia de tu cuerpo desnudo, la sensación del agua y el jabón, su temperatura y su olor respectivamente. La práctica de la atención y conciencia plena sugieren no hacer juicios ni evaluaciones, por lo que evita juzgar alguna parte de tu cuerpo, únicamente presta atención a ella.

3. Al vestirte, pon atención a la ropa que has elegido, observa sus colores (nuevamente sin juzgar solo pon atención); siente su textura al ponértela y obsérvate.

4. Mientras desayunas, siente la textura de los alimentos, su sabor, su olor y su temperatura. Mastica despacio, siente como cada bocado se desliza a través de tu boca y tu garganta.

5. Rumbo a la oficina o escuela. Si manejas, pon atención al camino, observa los coches y las personas que cruzan, procura mantener tu atención mientras conduces, evita hablar por teléfono y mandar mensajes, pero también y aunque te parezca que puedes conducir “a ojos cerrados” evita pensar en los asuntos del trabajo o la escuela mientras conduces, ya que manejar requiere TODA tu atención.

6. Al llegar a tu lugar de trabajo o estudio, observa tu alrededor, y cómo te sientes al llegar a ese lugar. Date cuenta qué te provoca: alegría, disgusto, indiferencia. Conecta con tus pensamientos y emociones. Recuerda que son los pensamientos los que provocan tus emociones. Toma conciencia entonces y pregúntate: Por qué me da alegría venir a trabajar? Qué situaciones en mi trabajo hacen que me sienta enojado, triste, tenso? Qué materias me crean esta preocupación y por qué?

7. En cualquier momento del día, pon atención a la manera en cómo respiras. Cómo es tu respiración? Y tu ritmo cardiaco? Toma conciencia y aprende a regularlos. Con ayuda del biofeedback puedes hacerlo.

De esta manera, puedes incorporar la práctica de la atención consciente a tu vida. Puedes empezar por hacerlo en aquellos momentos en los que te sea más fácil y progresivamente irlo ampliando a otros.

Para terminar quisiéramos invitarte a que vivas el presente! Disfruta cada día! Piensa que el tiempo no vuelve, y que la única manera de hacerlo perpetuo es viviéndolo intensamente.

En Transforma tu estrés nos interesa que vivas a plenitud, CONTÁCTANOS